14 de enero de 2019
14.01.2019

Detenido el marido de Romina Celeste como sospechoso de su desaparición

La Guardia Civil localiza a Raúl D. en la casa de unos familiares. El cuerpo de la joven paraguaya de 25 años no ha sido encontrado ni su vivienda inspeccionada

14.01.2019 | 00:55
Romina Núñez y Raúl D., el pasado mes de agosto, en su boda en Lanzarote.

La Guardia Civil detuvo en la tarde de ayer en Lanzarote al marido de la joven uruguaya Romina Celeste Núñez Rodríguez, de 25 años y de cuyo paradero no se sabía nada desde el pasado 31 de diciembre. Raúl D., de nacionalidad española, fue localizado este domingo en casa de unos familiares suyos y es sospechoso de la desaparición de su mujer, cuyo cuerpo no ha sido aún localizado. Raúl se vio obligado a buscar un nuevo domicilio en el que vivir después de que la Guardia Civil precintara el pasado jueves la vivienda que ambos compartían desde hacía aproximadamente un mes en el residencial El Palmeral, en la localidad turística de Costa Teguise.

Los agentes, aseguraron fuentes de la Benemérita, han encontrado "indicios razonablemente suficientes para presuponer la autoría del detenido en los hechos", en referencia a la desaparición de su esposa. La investigación prosigue su curso hasta encontrar a Romina Celeste y esclarecer los hechos. De momento, la Guardia Civil no ha realizado ninguna inspección técnico ocular de la casa, que se espera se lleve a cabo en los próximos días.

El detenido, que fue conducido hasta el Puesto Principal de la Guardia Civil de Costa Teguise para que prestara declaración, pasará a disposición del juzgado de guardia, el de Instrucción Nº4 de Arrecife, este martes o miércoles.

Raúl no denunció la desaparición de su mujer, con la que se casó el pasado mes de agosto en Lanzarote, hasta ocho días después de Nochevieja, ya que según argumentó, no era la primera vez que su esposa se marchaba de forma voluntaria de su casa después de discutir y luego regresaba.

Acudió a la Guardia Civil a instancias de la familia de la joven, que se extrañaba de que no telefoneara a su niño, de cuatro años e hijo de una relación anterior, como hacía a diario. El menor está en Paraguay con sus abuelos maternos. Romina Celeste tampoco llamó a sus familiares residentes en Madrid, con los que solía hablar a menudo, máxime en fechas tan señaladas como son el Año Nuevo y Reyes, lo que incrementó la preocupación de sus allegados.

Las versiones que ha dado Raúl de lo que pasó la pasada Nochevieja han sido distintas. Por un lado, ha afirmado que para evitar discutir con su mujer fue él el que salió de la casa en la madrugada del 1 de enero y no regresó hasta el mediodía siguiente y que al llegar Romina ya no estaba. Por otro lado, manifestó que su cónyuge se marchó del hogar tras discutir con él porque le dijo que no le podía dar dinero para viajar a Paraguay a buscar a su hijo. Estaba previsto que el niño regresara con su madre a Lanzarote esta misma semana.

"Nos temíamos lo peor"

Anastasia Servín, tía de Romina Celeste, señaló anoche desde Madrid a este periódico que se enteró "de la muerte" de su sobrina, de la que se consideraba su "segunda madre", porque se lo comunicó la madre de la chica desde Paraguay, Miriam Rodríguez, que fue informada, según ella, por la Guardia Civil del faltal desenlace. "Acabaron con mi niña. ¿Por qué le hicieron eso? El niño necesita a su madre", afirmó Anastasia envuelta en un mar de lágrimas y casi sin poder hablar.

Asimismo, confesó que "nos temíamos lo peor porque Romina aunque se hubiera peleado con su marido, por nada del mundo hubiera dejado de llamar a su hijo ni un solo día, con el que hablaba hasta dos veces al día a través de videollamada. Siempre, siempre sospechamos de él, pero no podíamos decir nada porque no era todavía el momento". Añadió que "tenía la esperanza de que mi sobrina apareciera viva, pero no ha podido ser". Romina residía en Lanzarote desde el pasado verano tras haber vivido en Madrid y Valencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook