13 de enero de 2019
13.01.2019

La Guardia Civil precinta la casa de una joven desaparecida en Lanzarote

Romina Núñez no ha vuelto a Costa Teguise desde Fin de Año. El marido presentó la denuncia ocho días después de su falta

12.01.2019 | 23:42
Imagen de Romina Núñez el día de su boda, el pasado agosto.

La joven paraguaya de 25 años Romina Celeste Núñez Rodríguez lleva desaparecida de la vivienda en la que reside junto a su marido en la localidad turística de Costa Teguise, en Lanzarote, desde la noche del pasado 31 de diciembre. Su pareja no denunció su desaparición hasta el día 8 y lo hizo a instancias de familiares de Romina, que viven en Madrid, al mostrarse extrañados de que no se comunicara con su hijo de 4 años, fruto de una relación anterior, que está en Paraguay con sus abuelos, ni tampoco con sus allegados establecidos en la capital de España.

"Romina hablaba todos los días con su hijo y a nosotros nos llamaba también prácticamente a diario y echamos en falta sus felicitaciones de Año Nuevo y que no nos telefoneara tampoco el Día de Reyes", aseguró Anastasia Servín, tía de Romina. Precisó que la próxima semana ella tenía que volar a Paraguay a traerse a su hijo. Según Servín, "nos pusimos en contacto con el marido para ver qué había pasado, ya que estamos muy preocupados porque no sabíamos nada de ella, más en fechas tan señaladas, y nos dijo que habían discutido en la noche del 31 de diciembre porque Romina, que no trabaja, le había pedido dinero para ir a Paraguay a traerse a su niño y le dijo que él no podía ayudarla porque no tenía. Él decidió irse de la vivienda de madrugada y no regresó hasta el mediodía del día siguiente y Romina ya se había ido. Nos comentó que no había denunciado su desaparición porque ya se había ido del hogar otras veces".

En declaraciones a La Voz de Lanzarote el pasado jueves, el marido negó que mantuviese una discusión con su mujer y que, precisamente, para evitar reñir había salido sobre las cinco o seis de la mañana. Explicó también que cuando regresó a la vivienda a primeras horas de la tarde del día de Año Nuevo su mujer ya no estaba "y tampoco gran parte de su ropa ni una mochila de viaje negra". También se había llevado productos de aseo, el móvil suyo y el de su marido, así como dinero en efectivo y que le había enviado mensajes a ambos móviles sin que respondiera a ninguno de ellos.

Fuentes de la Guardia Civil, que investiga el caso, señalaron que habían constatado que Romina Núñez no ha abandonado la Isla ni en avión ni por barco. Efectivos de la Benemérita del Puesto Principal de Costa Teguise precintaron el pasado jueves el inmueble del residencial El Palmeral en el que vive el matrimonio en busca de pistas y el viernes rastrearon los alrededores del complejo después de que una vecina encontrara una prenda de ropa por la zona, aunque se desconoce si la pertenece a Romina.

Desde el Instituto Armado aseguraron también que tienen "localizado" al marido, quien ha tenido que trasladarse a otro inmueble debido al precinto de su residencia habitual, a la que no podrá acceder sin permiso mientras duren las pesquisas para aclarar lo ocurrido.

La desaparecida es de complexión delgada y de 1,65 metros de estatura. Según la imagen y los datos que se han difundido para tratar de localizarla, su pelo es corto de color rojo y pesa unos 50 kilos. Hace menos de un año que Núñez fijó su residencia en Lanzarote después de vivir en Madrid y Valencia, indicó su tía. Durante un tiempo viajaba los fines de semana a Lanzarote para ver a su pareja antes de que ambos decidieran contraer matrimonio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook