10 de enero de 2019
10.01.2019

Los forenses confirman que la joven británica Amy Loise no murió por causa violenta

El cuerpo sin vida de la joven fue localizado por un helicóptero de la Guardia Civil flotando en el mar

10.01.2019 | 01:24

Los forenses que analizaron el cadáver y practicaron la autopsia al cuerpo de la joven británica Amy Loise, de 28 años, que desapareció el 30 de noviembre de 2018 tras pasar la noche en un bar con unos amigos, descartan que se trate de una muerte violenta, hecho adelantado por Radio Club Tenerife.

Como se recordará el cuerpo sin vida de la joven fue localizado por un helicóptero de la Guardia Civil flotando en el mar, muy cerca de El Penitente, en Puerto de la Cruz.

Aunque desde un primer momento las distintas hipótesis policiales confluían en una muerte a causa de un accidente, el mal estado del cadáver después de una semana en el agua y el hecho de que la juez que instruía el caso, decretase el secreto del sumario, dispararon las conjeturas.

Finalmente, los informes preliminares forenses descartan la presencia de señales defensivas y ningún indicio que haga pensar que se trate de una muerte de carácter violento. El caso recayó en el Grupo Local de Policía Judicial de la Comisaría del CNP de la ciudad turística.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook