07 de diciembre de 2018
07.12.2018

El cadáver hallado en la costa de Puerto de la Cruz no presenta signos de violencia

La Policía Nacional sigue sin descartar ninguna hipótesis sobre las circunstancias del fallecimiento de la mujer que todavía está sin identificar

07.12.2018 | 12:19
Momento en el que hallan un cadáver en Puerto de la Cruz

"Las supuestas circunstancias - todavía sin determinar- que dieron origen al óbito de la mujer hallada el pasado martes flotando en la costa de Puerto de la Cruz no han sido provocadas por un acto violento", según informa la Policía Nacional, que sigue sin descartar ninguna hipótesis sobre las circunstancias del fallecimiento de la mujer que todavía está sin identificar.

Por su parte, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias todavía no tiene constancia del informe de identificación del cadáver, por lo que Amy Loise, la joven inglesa de 29 años y trabajadora del Loro Parque, sigue considerandose desaparecida y su búsqueda se mantienen en activo.

Esta circusntancia se mantendrá hasta conocer los resultados de los análisis del ADN, con los que se podrá desvelar la identidad del cuerpo tras las fallidas pruebas de la autopsia practicada el pasado miércoles, con las que no se consiguieron ni la identidad ni nada concluyente sobre la causa de la muerte, confirmaron fuentes policiales.

Las mismas fuentes informaron en su momento de que la autopsia no mostró "nada importante", por lo que la investigación, que continúa bajo secreto de sumario, sigue considerando numerosas hipótesis entre las que figuran un caso de violencia machista, de un accidente, de una muerte violenta o de un suicidio.

Mientras tanto, la madre de Amy Loise se encuentra en Tenerife para saber si el cadáver de la mujer es el de su hija, vista por última vez en un vídeo publicado por el diario sensacionalista británico The Sun.

Según The Sun, el propietario del pub Molly Malone, Brendan Reid Spencer, confirmó que la desaparecida llegó a su establecimiento alrededor de las 23:00 horas junto con seis compañeros de trabajo. "Todos se lo pasaban bien cantando y bailando, pero yo no diría que estaban borrachos. Ella estaba con su amigo, un muchacho alemán llamado Dennis. El grupo se fue de dos en dos y ella y Dennis fueron los últimos en irse. Ella giró a la derecha y Dennis fue a la izquierda", contó Brendan Reid Spencer al tabloide británico.

La desaparecida Amy Loise trabajaba como entrenadora de animales marinos en Tenerife desde 2016. Estaba considerada una gran profesional, en especial por el trabajo que realizaba con grandes mamímeros como las orcas y los delfines.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook