07 de diciembre de 2018
07.12.2018

La autopsia al cadáver de Puerto de la Cruz no permite su identificación

El examen forense tampoco aclara las causas de la muerte de la mujer, por lo que la Policía Judicial mantiene abiertas todas las líneas de investigación

07.12.2018 | 00:14

La autopsia practicada el miércoles al cadáver del cuerpo de la mujer encontrado el pasado martes flotando en la costa de Puerto de la Cruz no ha revelado la identidad de la misma ni nada concluyente sobre la causa de la muerte, confirmaron ayer a Efe fuentes policiales.

Por tanto, la brigada local de la Policía Judicial de Puerto de la Cruz mantiene todas las líneas de investigación abiertas sobre los posibles motivos del fallecimiento de la mujer, que podría guardar relación con el de la joven inglesa de 29 años Amy Loise, que fue vista por última vez el pasado 29 de noviembre en un bar ingles de Puerto de la Cruz.

Fuentes policiales han informado de que la autopsia "no ha revelado nada importante", por lo que continúan investigando, bajo secreto de sumario, si se trata de un caso de violencia machista, de un accidente, de una muerte violenta o de un suicidio.

Debido a que la autopsia solo revela las posibles causas de la muerte, sin que ninguna sea concluyente, se le practicará al cadáver una identificación mediante ADN, prueba que podría tardar varios días, han indicado las mismas fuentes, que han precisado que la madre de la joven desaparecida se encuentra en Tenerife para saber si se trata de su hija.

El objetivo es esclarecer si el cuerpo encontrado se trata el de Amy Loise, una joven inglesa de 29 años y trabajadora del Loro Parque, que fue dada por desaparecida el pasado fin de semana tras haber celebrado el cumpleaños de una compañera de trabajo en un pub irlandés de Puerto de la Cruz.

En un vídeo publicado por el diario sensacionalista británico The Sun, Amy Loise aparece bailando junto a sus amigos horas antes de su desaparición. En las imagenes, Amy aparece sonriente, hablando con las personas que la acompañan.

Según The Sun, el propietario del pub Molly Malone, Brendan Reid Spencer, confirmó que la desaparecida llegó a su establecimiento alrededor de las 23:00 horas junto con seis compañeros de trabajo. "Todos se lo pasaban bien cantando y bailando, pero yo no diría que estaban borrachos. Ella estaba con su amigo, un muchacho alemán llamado Dennis. El grupo se fue de dos en dos y ella y Dennis fueron los últimos en irse. Ella giró a la derecha y Dennis fue a la izquierda", contó Brendan Reid Spencer al tabloide británico.

La desaparecida Amy Loise trabajaba como entrenadora de animales marinos en Tenerife desde 2016. Estaba considerada una gran profesional, en especial por el trabajo que realizaba con grandes mamímeros como las orcas y los delfines.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook