12 de agosto de 2018
12.08.2018

El drama del alquiler: así se vive en 20 metros (por 600 euros)

La cuenta de Twitter 'El zulista' denuncia los abusos de algunos propietarios en las plataformas de alquiler online

12.08.2018 | 12:48
El drama del alquiler: así se vive en 20 metros (por 600 euros)

El auge de las páginas web de alquiler de pisos turísticos está convirtiendo prácticamente en imposible el precio de las rentas para los vecinos de las grandes ciudades en España. Al menos así lo denuncian desde varias asociaciones vecinales de todo el país. Y la solución no parece sencilla. Esta misma semana la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia rechazaba las medidas que varias grandes urbes de nuestro país entre las que se incluía por ejemplo San Sebastián pretendían impulsar para acabar con este tipo de alquileres.

Para los propietarios la ecuación es sencilla. Unos turistas vienen dos días, alquilan el piso a través de una plataforma online como Airbnb y te dejan más de 200 euros de recaudación (todo depende de la zona en la que esté situado el inmueble y de sus características). Es decir: en un fin de semana ya ganas casi la mitad de lo que te paga un inquilino que te ocupa el piso todo el mes. Este fenómeno hace que muchos tengan que dejar las grandes ciudades e irse a vivir a las afueras. En Gijón, por ejemplo, las agencias inmobiliarias llegaron a quejarse en su día de que no encuentran pisos para poder ofrecerlos en alquiler. La oferta ha caído en picado ante una demanda que no deja de ascender por los problemas que la crisis económica trajo a la compra de pisos.

Una cuenta de Twitter (@zulista) lleva meses denunciando los abusos que se cometen en el mercado del alquiler en España y mostrando los casos más "alarmantes". Esta misma semana los autores de esta cuenta mostraron un estudio situado a 10 minutos de Plaza de Castilla en Madrid (y hora y media caminando desde el centro). El dueño pide 600 euros de renta. Y sólo hace falta echar un vistazo a las fotos para darse cuenta del abuso.

Se trata de una única estancia con un sofá cama que casi no se puede abrir porque se choca con los muebles de la cocina (en realidad la única estancia que hay junto con el baño, en el que evidentemente hay ducha, no bañera).



Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine