14 de junio de 2018
14.06.2018

El bebé que llevaba muerto la madre en un taxi tenía unas 18 semanas, según el médico

La mujer aseguró que los servicios de emergencia le aconsejaron que tirara al recién nacido a la basura, extremo que los investigadores han descartado por completo

14.06.2018 | 02:43

El bebé muerto que llevaba entre sus brazos la joven N. L. A. P. G., localizado en el martes en la calle Antonio Ruiz Álvarez, de Puerto de la Cruz, tendría aproximadamente dieciocho semanas de gestación, según el médico que atendía el servicio de urgencias ese día. Lo que tratan ahora de determinar los forenses es si el niño falleció en el transcurso del parto o su óbito se debió a otras causas. De momento, la madre del niño, de 27 años, natural de Santa Cruz de la Palma permanece ingresada en un centro hospitalario de la Isla, tal y como confirmó el padre a la opinión de tenerife.

Preguntado T. A. A. , acerca del estado de su hija señaló que "como quiere que se encuentre, pues mal. Ahora mismo permanece ingresada en un centro médico de la isla a la espera de que se recupere". Este hombre añadió que se encuentra molesto con todo lo que ha visto publicado en prensa y en medios televisivos.

Según el atestado 5502/18 de la Policía Nacional, fue un alertante anónimo la persona que llamó manifestando que se encontraba junto a una mujer que estaba acompañada de su hijo de 4 años y con un feto en sus manos y que había abortado en la puerta del hotel Turquesa, que es de La Palma y que venía de los apartamentos Bahía Blanca.

Fue un taxista la persona que la acomodó en el interior del vehículo. Cuando las primeras dotaciones policiales llegaron al lugar hallaron a N.. L. A. P. G., con un feto envuelto en un paño en su regazo.

Fue la Policía Nacional quien contactó con el abuelo materno el cual manifestó que se desplazaría desde La Palma en el primer vuelo para hacerse cargo de su nieto.

El menor fue trasladado en un vehículo "K" hasta el Ayuntamiento de la ciudad turística donde la responsable de los servicios sociales y la de menores se hicieron cargo del pequeño. Este fue entregado a un centro escolar de la ciudad que se comprometió a custodiar al niño hasta la llegada de su abuelo, cosa que ocurrió a las 14:05 horas.

Mientras la Policía Judicial de la Comisaría del CNP comenzaba las indagaciones para tratar de averiguar que había sucedido. N. L. A. P. G., relató que "había abortado sobre las 03:00 horas. Que había llamado al 112 informando del hecho diciéndole el operador que si en el transcurso del parto no había sangrado y el feto no tenía vida que no tirara a la basura".

Ante este relato, los investigadores comenzaron con la práctica de las diligencias que permitieron averiguar rápidamente que en la sala del Centro Coordinador de Emergencias 112 (Cecoes) del Gobierno de Canarias, no se había recibido ninguna llamada telefónica procedente del número de teléfono de la joven madre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook