21 de mayo de 2018
21.05.2018

Un guardia civil denuncia la agresión de unos policías en el 'Gay Pride'

El agente había intervenido para separar una pelea entre chicas cuando los miembros del UPR de la Policía Nacional le golpearon

21.05.2018 | 13:12
Un guardia civil denuncia la agresión de unos policías en el 'Gay Pride'

Un guardia civil destinado en el puesto principal de Vecindario denunció la pasada semana una agresión sufrida presuntamente por agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional durante la fiesta 'Gay Pride' celebrada en Playa del Inglés. La víctima, que estaba de paisano, había actuado en una pelea para separar a un grupo de chicas cuando los agentes se personaron y sin mediar palabra le empezaron a golpear, según el guardia civil. Una de las chicas aseguró que gracias a su actuación pudo evitar una paliza mayor.

Los hechos ocurrieron la madrugada del domingo, 13 de mayo, cuando el guardia civil identificado con las iniciales O. L. S. estaba junto a su pareja en un local del Centro Comercial Yumbo propiedad de esta. En un momento dado, en el negocio de al lado se produjo un altercado entre tres chicas, que se trasladó fuera cuando dos de ellas comenzaron a agredir a la otra. Entonces, el funcionario del Instituto Armado decidió intervenir para separar a las implicados identificándose como agente de la autoridad.

En ese instante, seis componentes del UPR, siempre según la versión del guardia civil, se acercaron al lugar. Este último les indicó "a viva voz" que era "compañero de la Guardia Civil", señala. Sin embargo, uno de los agentes comenzó a propinarle golpes con la defensa, infringiéndole varios porrazos en los brazos. El agredido volvió a señalar que era agente de la autoridad, pero el subinspector de la unidad le volvió a pegar otros dos golpes en el muslo. En la denuncia, O. L. S. indicó que el mando le dijo: "Ni guardia ni nada, cállate o te pongo los grilletes y te llevo detenido".

Mientras tanto, la chica que había sido agredida fue atendida por los que estaban allí presente pues presentaba heridas en la nariz, en un labio y en el párpado. Esta presentó denuncia, en la que hizo constar que gracias a la actuación del guardia civil y su esposa pudo quitarse a las otras dos mujeres de encima que no paraban de golpearla.

Por su parte, el guardia civil se dirigió a la Clínica Roca de San Agustín, donde se le diagnosticó un desgarro en un codo que ha motivado que se encuentra actualmente de baja para ejercer sus funciones de agente de la autoridad en Vecinario. Asimismo, presentó una denuncia en el Juzgado de San Bartolomé de Tirajana ante lo que entiende que fue una actuación desproporcionada por parte de los miembros del UPR destinados en la Jefatura superior de Policía de Canarias en Las Palmas de Gran Canaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook