11 de mayo de 2018
11.05.2018

La Audiencia Nacional deja en libertad a los tres detenidos por captar a un yihadista en Tenerife

El magistrado García Castellón, tras oírlos en declaración, les impone la obligación de comparecer apud acta cada 15 días en sede judicial

11.05.2018 | 15:03
Los agentes en la pista del aeropuerto de Los Rodeos preparan el traslado a Madrid de los tres detenidos en Granadilla de Abona.
Los tres detenidos por captar a un yihadista en Tenerife ya están en Madrid
Tres detenidos en Tenerife por captar, encubrir y financiar al terrorismo islamista

Los tres hombres de nacionalidad marroquí detenidos el pasado lunes en Granadilla de Abona por la presunta comisión de los delitos de captación, encubrimiento y financiación del terrorismo han sido puestos en libertad este mediodía tras declarar ante el magistrado Manuel García Castellón, titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, según ha podido saber La Opinión de Tenerife.

Los detenidos, que han declarado por espacio de algo más de tres horas, han sido puestos en libertad con cargos y a la espera de la práctica de nuevas diligencias. Por ello, el juez les ha impuesto una medida leve de seguridad, como es la obligación de comparecer en la sede judicial más próxima a su domicilio habitual de residencia para firmar (apud acta) los días 1 y 15 de cada mes.

Los tres hombres habían viajado este jueves a Madrid en un avión del Cuerpo Nacional de Policía que despegó del aeropuerto Tenerife Norte-Los Rodeos. Los tres arrestados, responsables de captar y favorecer el desplazamiento a Siria para unirse al grupo terrorista Al Nusra de un luchador extranjero, otro súbdito marroquí de 35 años que se encuentra en su país en paradero desconocido, fueron conducidos a la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía donde pasaron la noche en los calabozos hasta ser puestos a disposición judicial a primera hora de la mañana.
La operación, que se puso en marcha a primera hora de la mañana del lunes, contó con la colaboración de Europol y fue realizada por investigadores de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, junto con policías de la Brigada Provincial de Santa Cruz de Tenerife.

Minutos antes de las 9 de la mañana tenían lugar las detenciones, anunciadas por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, a través de su cuenta de twitter, en un locutorio donde dos de los sospechosos trabajaba y en la mezquita de Nour, en San Isidro, en la que ejercían como imanes, vocales y custodios.

La Policía procedió a realizar los registros mandatados judicialmente tanto del locutorio como de la vivienda situada sobre la propia mezquita y en la que vivían, en régimen de alquiler, los tres ciudadanos marroquíes de 27, 35 y 37 años, respectivamente.

El hombre de 35 años que fue captado por los ahora detenidos inició su proceso de radicalización después de trasladar su domicilio a dicho municipio del sur de Tenerife.

El proceso de captación provocó una metamorfosis profunda en el presunto yihadista, que anteriormente llevaba una vida alejada del rigorismo salafista, ajena a la religión, con un aspecto puramente occidental y que, incluso, contaba con antecedentes por tráfico de drogas. El contacto con los tres detenidos provocaría dos cambios fundamentales: en su aspecto (adoptando la estética radical y haciéndose la zabiba, una marca que se produce por apoyarse de forma continua en la alfombra del rezo) y en su espiritualidad, lo que terminaría desembocando en la decisión del desplazado de viajar a Siria. El objetivo: unirse a las filas de combatientes de la organización terrorista Al Nursa, vinculada a Al Qaeda y que opera en Siria y Líbano bajo la descripción de "el más agresivo y exitoso brazo de las fuerzas rebeldes".

Tras dos años combatiendo en Oriente Medio, el supuesto yihadista regresó a Tenerife en 2015 en patera, tras haber perdido la mano izquierda y tener malherido uno de sus tobillos. A su regreso a la Isla, los detenidos continuaron prestándole cobertura y apoyo económico hasta que, conscientes de la dificultad de ocultar su conexión con el terrorismo yihadista, apoyaron su decisión de abandonar el Archipiélago para hacerse pasar por refugiado dentro del flujo sirio y libio de desplazados por la guerra que llegaban a Centroeuropa, abandonando Tenerife con una documentación falsa.

El fugado continuó, durante su estancia en varios países del continente, utilizando nombres falsos y aportando orígenes diversos, al tiempo que continuaba recibiendo apoyo y financiación de los tres detenidos en San Isidro. Uno de ellos, de hecho, llegó a realizarle un envío de dinero a Hungría.

Finalmente, el supuesto yihadista resultaba detenido en Budapest, desde donde fue expulsado a Marruecos, donde permanece en paradero desconocido, mientras que los tres integrantes de la red desarticulada en el sur de Tenerife ya se encuentran en Madrid, estando previsto que pasen a disposición judicial del magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, que se ha hecho cargo de la causa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook