27 de febrero de 2018
27.02.2018

Prisión para el georgiano que apuñaló a su mujer en una urbanización de Adeje

Fue acusado de un supuesto delito de asesinato en grado de tentativa

27.02.2018 | 01:06

La magistrada titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Arona (Tenerife) acordó en la tarde de ayer, a petición del Ministerio Fiscal, el ingreso en prisión preventiva sin fianza y comunicada del ciudadano georgiano de 66 años, identificado como Y. S., que el pasado viernes apuñaló presuntamente a su esposa en el domicilio en el que ambos convivían en unos apartamentos situados en la Avenida Ernesto Sarti de Adeje.

La mujer, de 61 años, continúa ingresada en estado grave en el Hospital Nuestra Señora de Candelaria, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

Provisionalmente, la acusación pública imputa al presunto agresor un delito de asesinato en grado de tentativa u homicidio en las mismas circunstancias, calificación provisional que se determinará con mayor precisión a lo largo de la instrucción, cuando la práctica de pruebas aclare si hubo o no ánimo de matar, y si en éste concurrieron alguna de las agravantes que exige el asesinato (alevosía o ensañamiento). Antes de tomar declaración al acusado, la instructora ha escuchado el testimonio de varios testigos del entorno de la pareja. Los hechos tuvieron lugar sobre las 23:40 horas, cuando la Policía Local de Adeje fue comisionada para que acudiese a la vivienda. Nada más llegar a la urbanización hallaron en las zonas comunes el cuerpo de una mujer, tirada en el suelo, en estado muy grave, tendida y tapada con una toalla.

Ante la extrema gravedad, los agentes requirieron la presencia de una ambulancia, mientras que trataban de prestar las primeras asistencias a la víctima. Fue la herida la que facilitó a los vecinos el número del domicilio donde ocurrieron los hechos. De hecho, en el camino había gran cantidad de gotas de sangre, coincidentes con el camino que siguió ésta. La puerta de la casa donde ocurrió la agresión estaba entreabierta y en su interior hallaron al supuesto agresor, de pie y mirando fíjamente a los funcionarios. El domicilio estaba totalmente revuelto, con signos de violencia y abundantes restos de sangre el suelo.

Y. S., estaba junto a una mesa donde había un cuchillo de cocina. En ese momento fue reducido por los policías y no opuso resistencia. Cuando era conducido hasta el radiopatrulla y al pasar por delante de la víctima, la mujer reconoció al autor de los hechos, sin ningún género de dudas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine