01 de febrero de 2018
01.02.2018

Libre con cargos el detenido por matar a la pareja de ancianos en Gran Canaria

Sigue investigado por asesinato, le obligan a comparecer dos veces a la semana y le retiran el pasaporte

31.01.2018 | 23:52
Rueda de prensa de los familiares del matrimonio asesinado.

El sospechoso de matar al matrimonio de Guanarteme quedó ayer en libertad provisional, pero investigado por doble asesinato y sujeto a importantes medidas de control. Rogelio S. T. está obligado a presentarse dos veces por semana en el juzgado, tiene prohibido salir del país y se le ha retirado el pasaporte, según informó ayer el gabinete de prensa del Tribunal Superior de justicia de Canarias (TSJC).

El Juzgado de Instrucción nº 7 de Las Palmas de Gran Canaria, tras prorrogar la detención del empleado de banca el pasado domingo, volvió a interrogar a primera hora de la mañana de ayer a Rogelio S. T. El investigado insistió en que no había matado a Antonio Quesada Díaz y Ana María Artiles. El matrimonio desapareció en marzo de 2012, tras salir por la tarde de una churrería de Guanarteme. Los cadáveres fueron encontrados el pasado mes de agosto: estaban enterrados en le barranco Las Vacas, en Agüimes.

Rogelio S. T. admite que esa mañana de marzo de 2012 atendió a la pareja en la sucursal del Banco Santander en Guanarteme, donde entonces trabajaba como subdirector, pero rechaza que se viera con ellos por la tarde, incluso ha explicado al magistrado instructor dónde estuvo ese día y con quién.

El Cuerpo Nacional de Policía (CNP), durante el registro de su vivienda el pasado fin de semana, halló restos de sangre en sus ropas que se han mandado al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses para su análisis.

La prórroga del detenido se acordó con la intención de confrontar las pruebas de ADN con la coartada expuesta por Rogelio, pero los resultados no parecen haber sido concluyentes, según se desprende de la decisión adoptada por Javier García García-Sotoca. El juez, eso sí, mantiene la causa secreta y ha ordenado nuevas diligencias para profundizar en la investigación a Rogelio S. T. por doble asesinato.

Y es que la familia del matrimonio, tras sus entrevistas con el Grupo de Homicidios, sigue "convencida" de que el antiguo empleado del Santander está detrás del crimen. Loli y Miriam, las dos hijas, acudieron ayer tanto a los juzgados como a la prisión de Salto del Negro. Ambas confesaron su desazón por la decisión del juez, pero no pierden la esperanza y esperan que la investigación arroje nuevos resultados. "Todo llega", respondieron a los periodistas que se agolpaban en el exterior de la cárcel.

Rogelio S. T. abandonó Salto del Negro a media mañana, sin ser detectado por las cámaras de televisión ni por los familiares del matrimonio. La Brigada de Homicidios lo relaciona con el doble asesinato porque gestionaba los ahorros de Antonio y Ana María en la sucursal del Santander.

El matrimonio, al parecer, le entregó 60.000 euros para un fondo de inversión que Rogelio S. T. pudo haber destinado a su patrimonio personal, según la principal línea de investigación.

En marzo de 2013, un año después de que la pareja desapareciera en Guanarteme, el banco rescindió el contrato de Rogelio S. T. al detectar irregularidades en la gestión de la oficina. Ahí es cuando coge fuerza el móvil económico y el antiguo apoderado del banco se convierte en el principal sospechoso para los agentes.

La investigación volvió a tomar impulso el pasado agosto, tras encontrarse los cadáveres enterrados y comprobar los forenses que el matrimonio había muerto a golpes. El juez instructor, por el momento, carece de pruebas para encarcelar a Rogelio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas