30 de agosto de 2013
30.08.2013

La exjugadora del Marichal asesinada, no esperaba un hijo

Estas pruebas complementarias se realizaron en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid

29.08.2013 | 23:26

Ingrid Visser, la exjugadora holandesa del Club Voleibol Murcia (CAV) y del Voley Marichal, no estaba embarazada cuando murió asesinada junto a su pareja, Lodewijk Severein, en una casa alquilada en Molina de Segura (Murcia), según ha revelado el estudio microscópico.

Estas pruebas complementarias se realizaron en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid y, junto con la autopsia de los forenses del Instituto de Medicina Legal de Murcia, han determinado que no estaba embarazada, en contra de lo que trascendió
primeramente.

Los hechos se remontan al 13 de mayo, cuando la pareja desembarcó en el aeropuerto de El Altet (Alicante) con la intención de pasar tres días en Murcia. Solo un día después, el martes 14 de mayo, ambos tenían una cita médica en una clínica de la capital murciana.Visser, con 1,90 metros de altura, delgada, rubia y con ojos azul claro, era muy conocida en su país porque había sido una jugadora profesional de voleibol y había representado a Holanda en más de 500 ocasiones en campeonatos, al tiempo que había sido integrante de varios equipos españoles. De hecho, de 2009 a 2011 formó parte del equipo CAV Murcia 2005. Durante el tiempo que formó parte de la plantilla residió en Murcia con su pareja Lodewijk hasta que, en 2011, ella decidió poner punto y final a su carrera profesional. Después decidieron regresar a Holanda, pero en los últimos dos años habían vuelto en varias ocasiones a Murcia para pasar unos días.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine