26 de diciembre de 2012
26.12.2012

El Ejército rescata a dos pasajeros de un crucero a 500 kilómetros de El Hierro

Los afectados son un hombre de 78 años con una insuficiencia respiratoria y una mujer de 68 con una fractura en una pierna

26.12.2012 | 03:00
La tripulación del helicóptero Superpuma y del Fokker se preparan para una misión.

Dos pasajeros del crucero Braemar, de la naviera Fred.Olsen, que había salido de Madeira y se dirigía a Mindelo, en Cabo Verde, tuvieron que ser evacuados en la noche de ayer por un helicóptero Superpuma del 802 Escuadrón del SAR del Ejército del Aire, con base en Gando (Gran Canaria), ya que uno de ellos, un varón, presentaba una unsuficiencia respiratoria (neumotórax). La otra viajera, una mujer, sufría una fractura en una pierna.

La voz de alarma partió del navío cuando se encontraba a unos 500 kilómetros al sur de El Hierro, al límite de la capacidad de autonomía del helicóptero Superpuma, el único capaz de realizar el rescate. El mensaje llegó a Salvamento Marítimo de Tenerife, que inmediatamente se puso en contacto con el Centro Coordinador de Salvamento de Canarias (RCC) del Ejército del Aire, en Gando, desde donde se ordenó el despegue de un avión Fokker F-27 Maritime, cuya misión era localizar el crucero y posicionarse sobrevolando para facilitar que el helicóptero llegase y sólo tuviese que recuperar a los accidentados. La sorpresa se produjo al tener conocimiento, ya en pleno vuelo, de que había que rescatar a un segundo paciente, que había sufrido un accidente.

Una hora después de recibirse la alerta y siempre coordinados desde la sala del RCC, el helicóptero izaba al varón, de 78 años y nacionalidad británica, que presentaba un neumotórax. Esto hizo que el helicóptero no pudiese volar a una altitud mayor de 300 metros, ya que la vida del paciente corría peligro. De hecho, este crucerista, al cierre de esta edición, se encontraba muy grave.

Terminado este servicio, el rescatador bajó con la camilla de nuevo al buque Braemar y subió a bordo a una pasajera de la misma nacionalidad que el anterior, la cual había sufrido un accidente y presentaba una fractura abierta de ocho centímetros en una de sus piernas. Las labores se vieron dificultadas por un fuerte viento de más de 20 nudos (40 kilómetros por hora). El helicóptero tuvo que tomar tierra en El Hierro donde repostó y al regreso volvió a aterrizar en la isla del Meridiano, donde el avión Fokker, del mismo escuadrón, esperaba para trasladar a ambos pacientes a la base aérea de Gran Canaria, donde dos ambulancias del Servicio de Urgencias Canario (SUC), una de ellas medicalizada, esperaban a pie de pista para trasladar a ambos pacientes al Hospital Doctor Negrín de la capital grancanaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook