27 de mayo de 2012
27.05.2012

Dos constructores y un alto cargo del Gobierno, víctimas de Carenzio

Los tres afectados entregaron tres millones de euros que nunca devolvió pero no denuncian

27.05.2012 | 02:21

Las historias de sumas de dinero entregadas al broker Giovanni Carenzio crecen a cada día. Tres inversores, entre los que se encuentran un alto cargo del Gobierno de Canarias y dos constructores de nivel en el Archipiélago, aún esperan por los intereses que les prometió Carenzio si invertían tres millones de euros en las operaciones financieras que realizaba en los mercados extranjeros. Eso sí, no piensan denunciar.
Las acciones de Carenzio no sólo se dedicaban a captar grandes capitales de personas acaudaladas de las Islas, sino que también el pequeño inversor podía llegar a formar parte de la lista de sus clientes. Financieros conocedores de sus actividades aseguran que Carenzio llegó a convencer al taxista que llevaba al colegio a una de sus hijas para que invirtiese con él los ahorros de su vida, que en aquel momento ascendían a 9.000 euros y de los que, según confirman las mismas fuentes, nunca ha vuelto a saber nada.
El método de trabajo del broker se basa en la consabida y tradicional pirámide que el famoso inversor Bernard Madoff volvió a poner de actualidad con el escándalo económico que sacudió a grandes y pequeñas fortunas de Europa y Norteamérica.
Según aseguraron varias personas que negociaron con él, algunas de las cuales lo mantienen ahora mismo imputado en procedimientos penales en los tribunales españoles, "él te vendía una serie de productos financieros o inversiones bursátiles con un interés del 15 ó 20 %. Nunca sabías de qué se trataba porque no te lo decía, pero te aseguraba que manejaba información privilegiada".
Algunos de sus clientes explicaron que al principio les devolvía algo del dinero que habían invertido en sus operaciones. "Era poco, pero ahora creo que lo hacía para que siguiesen confiando en él y sólo cuando la pirámide funcionaba, porque hubo un momento en que dejó de pagar, a partir de 2009". Como toda pirámide, ésta solo funciona mientras el capital sigue fluyendo.
En el momento en que se detiene el flujo, el castillo de naipes se viene abajo. "Cuando alguien invertía con él, lo siguiente que le pedía era que le buscase a otras personas que también quisiesen multiplicar su dinero. Te persuadía diciendo que a este nuevo inversor le ofrecieses una rentabilidad del 10 %, él te conseguía un 15 % y tú te quedabas con la diferencia", explica uno de los inversores afectados.
Una de las familias acaudaladas de la provincia tinerfeña, que supuestamente invirtió en sus operaciones más de tres millones de euros, le consiguió una nueva inversora. Una señora que llegó a "prestarle" al broker 523.000 euros, confirmaron conocedores del caso. De hecho, aseguran, "su propaganda era: ´Si conocen capitales, yo los pongo en el extranjero a buen recaudo".
Una de las sospechas de varios de los afectados que han acudido tanto a los juzgados de primera instancia como a los de instrucción, es que Carenzio sólo era un intermediario de una organización más grande.
Por este motivo, una de las denuncias presentadas contra él, además de imputarle los delitos de apropiación indebida y de estafa, busca que se le procese por blanqueo de capitales, delito de corrupción en transacciones internacionales y contra la hacienda pública al entender que se encuentra relacionado, al menos de manera indiciaria, con un grupo delictivo organizado que tendría su sede en Nápoles. Interpol, de hecho, realiza un informe sobre las actuaciones de Carenzio en el extranjero.
Una de las preocupaciones de algunos de los inversores que le "prestaron" dinero y que no quieren acudir a los tribunales para recuperar sus fondos era la forma en la que se traerían su dinero desde fuera de España cuando lo tuviesen. Aseguran que Carenzio hablaba con ellos y les tranquilizaba diciendo que existían empresas especializadas en trasladar el dinero, por lo que no tendrían que cruzar las fronteras con el efectivo.
Sin embargo, las recientes querellas y denuncias contra el inversor italiano han demostrado que sus promesas de dinero fácil eran una estafa, ya que decenas de familias han perdido, si no grandes cantidades, sí los ahorros que le entregaron. Uno de sus denunciantes confirmó, por otro lado, que un nuevo grupo de afectados se había puesto en contacto con él para que su representante legal les llevase una denuncia contra Carenzio. En este caso, se trata de tres personas que le habrían entregado medio millón y que habrían presentado una nueva querella penal contra el broker por estafa y apropiación indebida.
Así, desde que a principios de diciembre de 2011 se presentó la primera denuncia contra Carenzio en la Fiscalía Anticorrupción de Las Palmas, ya se contabilizan cuatro procedimientos por la vía penal, uno de ellos también mantiene imputada a su esposa, Dolores Molina de Aguilar, por fraude fiscal, mientras que por la vía civil se han tramitado otros cuatro. Aun así, los afectados todavía se preguntan por qué guardan silencio tantos estafados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine