04 de marzo de 2011
04.03.2011
Ley Antitabaco

Agrede a una embarazada que le pidió que dejara de fumar

La agresora fumaba en las puertas de un colegio | La víctima tuvo un parto prematuro

04.03.2011 | 12:16

Una mujer identificada como Raquel M.G., de 36 años, fue detenida por la Policía Local de Santiago del Teide, poco después de que agrediese de manera brutal a otra mujer, embarazada de ocho meses, que le recriminó que fumase en la puerta del colegio donde estudia una de las hijas de la acusada, según pudo saber la opinión de tenerife en fuentes cercanas al suceso.

Los hechos sucedieron sobre las 14:00 horas del pasado miércoles, en los exteriores del colegio de Tamaimo, cuando la víctima, de 23 años y embarazada de ocho meses gritaba pidiendo auxilio, ya que supuestamente Raquel M.G., en un estado de agresividad y gran violencia, la agredía con puñetazos y patadas, al tiempo que le gritaba: "te voy a matar hija de puta".

Varios padres de alumnos trataron de reducir a la agresora, pero todos los intentos fueron baldíos.

Tras la llegada de una dotación policial, los funcionarios intentaron separar a la presunta agresora, pero los policías recibieron patadas y puñetazos, por lo que se hizo necesario solicitar refuerzos.

Finalmente, lograron colocarle los lazos de seguridad en los pies, ya que comenzó a pegar patadas a los turismos de algunos padres que se encontraban estacionados en los alrededores. Además, intentó morder a uno de los policías.

Una vez fue inmovilizada, los agentes atendieron a la joven agredida, que quedó tendida en el suelo con fuertes dolores abdominales y pélvicos. Un radiopatrulla la evacuó hasta el centro médico de Tamaimo. Sin embargo, ante la gravedad de sus lesiones se decidió el traslado a un centro hospitalario de Playa de las Américas, ya que la joven presentaba un traumatismo abdominal con ausencia de movimientos fetales, hematoma temporal, erosiones en el cuero cabelludo y una crisis de ansiedad, según el parte facultativo.

Mientras, la agresora fue conducida en una ambulancia, en un estado muy agresivo y violento, por lo que los sanitarios la inmovilizaron para preservar su seguridad y la de los facultativos. Esta mujer fue trasladada hasta el área de psiquiatría del Hospital Nuestra Señora de la Candelaria.

Mientras todo esto ocurría un funcionario policial se tuvo que quedar en el colegio custodiando a una hija de la agresora, de cuatro años. Poco después se personó otra hija, de quince años, que avisó a su tío que se hizo cargo de ambas menores.

Por lo que a la víctima respecta, esta fue ingresada de urgencia en el área de paritorios en el mismo hospital que la agresora, ya que presentaba amenaza de parto prematuro. Los hechos fueron puestos en conocimiento del titular del juzgado de instrucción número 4 de Arona que se encontraba de guardia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook