16 de marzo de 2019
16.03.2019
Medio ambiente La cumbre de Nairobi

El plástico de un solo uso se eliminará en el año 2030

La asamblea de la ONU pone énfasis en la contaminación en el mar, así como en la desforestación y el cambio climático

16.03.2019 | 00:51
Plástico en la costa de Tenerife.

La Asamblea de Medio Ambiente de la ONU (UNEA-4) aprobó ayer en Nairobi (capital de Kenia), tras cinco días de ardua negociación, una declaración ministerial final para "aumentar" los esfuerzos mundiales y atajar "desafíos medioambientales comunes". Entre los principales retos está la eliminación de los plásticos. El compromiso con la batalla contra los plásticos incluye la eliminación de los de un solo uso para 2030. El texto final subraya la determinación por combatir "el daño causado a nuestros ecosistemas por el uso insostenible y el desecho de productos plásticos, incluida la reducción de significativa de productos de plástico de un solo ante de 2030". "Y trabajaremos", añade el documento, "con el sector privado para encontrar alternativas asequibles y ecológicas".

"Estamos dispuestos a aumentar nuestros esfuerzos de forma ambiciosa para atajar los desafíos medioambientales comunes, incluidos aquellos relacionados con la salud, de una manera equilibrada e integrada", afirma el documento, consensuado en el último momento, lo que retrasó la ceremonia de clausura. La aprobación fue anunciada por el presidente de la Asamblea y ministro estonio de Medioambiente, Siim Kiisler, durante el cierre del foro, que se celebró en la capital keniana desde el pasado lunes con 5.000 representantes y autoridades de 193 países.

Kiisler, quien cesó en el cargo de presidente de turno de la Asamblea, confirmó la aprobación de un documento final que pone especial énfasis en el problema de la eliminación de la contaminación marina del plástico y de los microplásticos. Ese punto se aprobó con la reticencia de Estados Unidos, que cree que la lucha contra esta lacra debe hacerse "dentro de un contexto", según explicaron fuentes de la Asamblea, y enfocando el problema en los "países asiáticos que más contaminan los océanos".

Sin embargo, la deforestación fue la gran perjudicada en el documento final de UNEA-4 por la falta de acuerdo entre las delegaciones, pues sólo tuvo una discreta mención. "Mejoraremos los sistemas y tecnologías nacionales de supervisión medioambiental, incluida la calidad del aire, el agua y el suelo; la biodiversidad, la deforestación, la basura marina, los productos químicos y los desperdicios", indica la declaración ministerial. En definitiva, la resolución final aboga por "pautas de consumo y producción sostenibles" que se sigan a través de una "economía circular y otros modelos económicos sostenibles".

UNEA-4 reconoce que la "efectiva aplicación de estas acciones requiere políticas propicias y coherentes, buena gobernanza y el cumplimiento de la ley a nivel mundial, regional, nacional, subnacional y local", así como medios económicos. En ese sentido, varios científicos, académicos y expertos dejaron claro en la sesión de clausura la importancia de luchar por lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU de la Agenda 2030, como temas transversales a los objetivos medioambientales.

La lucha contra la pobreza, la mejora del acceso al agua, el saneamiento, la energía, los alimentos o la gestión de residuos son temas transversales en los que "hay que trabajar de forma conjunta y coordinada con todos los actores y organismos internacionales", señalaron los expertos. "Es hora de actuar", coincidieron científicos y representantes, porque la contaminación va en aumento, se incrementan los efectos adversos del cambio climático y se agudizan la pérdida de biodiversidad y la degradación del medioambiente, así como la explotación de recursos naturales. Cabe destacar el gran papel que desempeñó la mujer en los debates, en la que se recogió ayer una resolución sobre la importancia de fomentar programas de igualdad de mujeres y niñas en temas relacionados con el medioambiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook