14 de marzo de 2019
14.03.2019

Laura Luelmo sufrió más de 40 lesiones en todo el cuerpo, la mayoría en la cabeza

Un golpe con una piedra fue el responsable de la muerte de la joven profesora, que fue asesinada en la casa de Bernardo Montoya

14.03.2019 | 05:00

El cadáver de Laura Luelmo, la joven profesora zamorana asesinada presuntamente en diciembre pasado por Bernardo Montoya en El Campillo (Huelva), presentaba "más de 40 lesiones" en todo el cuerpo, la mayoría de ellas en la cabeza, según el informe preliminar de la autopsia al que ha tenido acceso el diario Huelva Información.

El mismo documento certifica que fue un golpe con una piedra en la cabeza el responsable de la muerte de la mujer. "Los daños", apunta el informe", "que presenta la mujer son compatibles en su producción con haber sido golpeada con un objeto de caracteres inciso-contusos, con transmisión de suficiente fuerza viva como para producir el hundimiento craneal".

En su declaración judicial, tras ser arrestado pocos días después de que apareciera el cadáver de la profesora, Bernardo Montoya reconoció que había dejado a la víctima malherida en el paraje de La Mimbrera de El Campillo, pero que al darse cuenta de que se había olvidado una manta, regresó a la zona y al ver que la joven "estaba aún viva y sufriendo'cogió una piedra y se la tiró a la cabeza.

El informe recoge que en el cuerpo sin vida de la joven se han encontrado restos biológicos del único investigado por el crimen en las piernas, gargantillas, pulseras y cordones de Luelmo, pero no de semen. El estudio preliminar también apunta que la agresión se habría producido en la casa de Montoya, al encontrarse en la pared y el suelo de esta vivienda sangre de la profesora.

Nueva versión

Bernardo Montoya cambió en febrero la versión dada para asegurar que es inocente y culpa de la muerte a una expareja.

Montoya explicó a algunos funcionarios y a su abogado que pese a que confesó "no quiere comerse un marrón" que no es suyo, asegurando que quien presuntamente mató a la maestra zamorana fue una expareja suya, de nombre Juana y a quien conoció en la cárcel Puerto 3.

Según su relato, "esa mujer, movida por los celos al verlo hablando con Laura cogió un martillo de una caja de herramientas y le dio un golpe en la cabeza".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook