11 de marzo de 2019
11.03.2019

Concienciación y prevención, claves para conservar una buena salud renal

Pacientes, enfermeros y farmacéuticos se unen para celebrar el Día Mundial del Riñón apostando por la máxima cobertura para los afectados por esta patología

11.03.2019 | 18:13
Imagen de la mesa de presentación del Día Mundial del Riñón.
Concienciación y prevención, claves para conservar una buena salud renal
Avelino Parilla
"Las políticas de prevención han sido hasta ahora un fracaso"
Gerente Asociación Erte

 

 
 
Óscar Rey
"Los tratamientos no son económicamente accesibles para toda la población"
Tesorero Colegio Enfermería

 

 
José David García
"El profesional debe incidir en consulta en la prevención sobre el paciente sano"
Gerente Hospital Parque

 

 
Manuel Ángel Galván
"El paciente es consciente de su enfermedad tras tener un problema mayor"
Presidente Coftenerife

 

 

2,4 millones de personas en todo el mundo fallecen cada año debido a alguna enfermedad renal. La elevada prevalencia de este tipo de patologías y lo costoso tanto en lo económico como en lo personal de los tratamientos existentes en la actualidad ha llevado a pacientes, enfermeros y farmacéuticos a unir fuerzas en la celebración del Día Mundial del Riñón, que tendrá lugar el próximo 14 de marzo, y en el que se hará especial hincapié en la prevención de aquellos factores que pueden acabar derivando en algún tipo de problema renal.

En esa línea, Avelino Parilla, gerente de la Asociación de Enfermos del Riñón de Tenerife (Erte), señala que "en Canarias más del 50% de las personas que llegan a la unidad de diálisis lo hacen por una diabetes descuidada, habitualmente de tipo 2, que se puede prevenir", de manera que "lo mejor siempre es una cultura de la prevención, pero las políticas de prevención han sido hasta ahora un fracaso", incidiendo en que "es necesario un cambio de hábitos en cuestiones como la obesidad o la falta de ejercicio físico".

Esa responsabilidad preventiva debe ser extendida también a los profesionales sanitarios, ya que "deben incidir en consulta en la prevención sobre el paciente sano", apunta José David García, gerente de Hospital Parque, "de manera que se controlen factores de riesgo y se pueda evitar el desarrollo de enfermedades futuras", ya que "el paciente es consciente de su enfermedad tras tener un problema mayor", según Manuel Ángel Galván, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Tenerife.

Condicionante económico

La otra vertiente a tener en cuenta, una vez detectada la patología, pasa por el aspecto económico de su tratamiento. "No son accesibles para toda la población y, en muchas ocasiones, el problema está en no contar con los suficientes recursos económicos. Canarias está en una situación aventajada y podemos disfrutar de terapias avanzadas, pero aspectos como la pobreza infantil y el aumento de personas en riesgo de exclusión están haciendo que aumente la prevalencia", en palabras de Óscar Rey, tesorero del Colegio de Enfermería. El planteamiento es corroborado por Manuel Ángel Galván, que señala que "en situaciones de dificultad económica lo primero de lo que se prescinde es de los medicamentos; y eso es muy peligroso", de ahí el lema escogido para la celebración del Día Mundial, Salud renal para cualquier persona en cualquier lugar, con el objetivo de "un acceso universal a los medios sanitarios", concluye Rey.

Los datos reafirman esa tesis, ya que el baremo sanitario de 2017 apuntaba que el 11,3% de los canarios no podían pagarse los medicamentos que le habían sido prescritos; cifra que descendió el pasado año a un 5% pero que continúa siendo preocupante. "Un paciente hipertenso que no se medique puede acabar en diálisis", apunta Óscar Rey, siendo ése el único tratamiento a día de hoy para la Enfermedad Renal Crónica, que "salva la vida pero también la condiciona muchísimo", recuerda Avelino Parilla.

La otra opción, el trasplante, se mantiene estable gracias al elevado número de donantes en Canarias, si bien "depende de criterios de compatibilidad, por lo que puede suceder que se reciba un riñón antes de comenzar la diálisis o que, por el contrario, no se llegue a realizar el trasplante nunca porque no ha aparecido un órgano compatible", señala el gerente de Erte. Concienciar a la población de que es posible evitar llegar a ese punto "con un simple control, una vez al año" es el principal objetivo que se plantean los profesionales para "prevenir una enfermedad crónica y con unos tratamientos físicame y socialmente duros".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook