07 de diciembre de 2018
07.12.2018

Premian un estudio sobre la relación cáncer-maternidad realizado en La Palma

El trabajo del matrón Nicolás Fernández fue galardonado en el Congreso de la Federación de Asociaciones de Matronas de España

07.12.2018 | 19:15
Nicolás Fernández (5º por la derecha), junto al resto de matronas canarias participantes en el Congreso.

"Nos llegaban mujeres al área de partos con cáncer y nos hacíamos preguntas sobre qué pensaban en ese momento o qué decisiones habían tenido que tomar durante su embarazo. De esa necesidad de información que había, de la falta de investigación relacionada con esa parte psicosocial, surgió la necesidad de hacer el estudio". De esa forma explica Nicolás Fernández, matrón del Hospital General de La Palma, las inquietudes que le llevaron a desarrollar, junto con otros tres compañeros, un estudio de la relación entre cáncer y embarazo que resultó premiado en el Congreso de la Federación de Asociaciones de Matronas de España, celebrado hace algunas semanas en Oviedo.

Utilizando una metodología cualitativa y entrevistándose con mujeres que habían pasado por el trance de recibir un diagnóstico de cáncer durante el embarazo, Fernández comenzó a recopilar información sobre "qué sintieron en el momento del diagnóstico, sus preocupaciones relacionadas con el bebé o las formas en las que se sintieron atendidas por el personal sanitario". De esas conversaciones surgieron "ideas que están muy arraigadas, como el hecho de que, cuando recibían el diagnóstico, estaban convencidas de que iban a morir o la creencia de que el tratamiento podía afectar al bebé"; una circunstancia que "condicionó en algún caso el embarazo", poniendo como ejemplo "una mujer a la que aconsejaron que debía recibir quimioterapia y operarse, pero que decidió no someterse a ningún tratamiento hasta que naciera el niño", explica Nicolás.

Una influencia que también afecta a la forma de afrontar el parto , dado que "cambia su concepto ideal, porque inicialmente piensan en hacerlo de forma espontánea, pero con el cáncer se hace preciso programar el inicio del parto para que tratamientos como la quimioterapia, que supone una bajada de defensas y plaquetas y, por tanto, un riesgo mayor, no implique mayores complicaciones".

Todo ello genera "un conflicto interno y convierte un embarazo en una carrera de obstáculos. Consultas con el ginecólogo, el oncólogo, el tratamiento... Si, de por sí, la mujer embarazada tiene muchos miedos, añadirle el cáncer implica que esos temores se multipliquen".
Temores...y dudas, como las relacionadas con la lactancia durante el período de post-parto en las mujeres que padecen algún tipo de cáncer. "La quimioterapia tiene una contraindicación", apunta Nicolás Fernández, dado que "la lactancia excreta restos de ese tratamiento, que consiste en eliminar las células cancerígenas que están creciendo más rápidamente de la cuenta, por lo que al tomar el bebe esa leche podría afectar a su desarrollo". Recientes investigaciones apuntan a la posibilidad de que "no se dé el pecho al bebé durante la quimio y, una vez eliminados sus restos del organismo, recuperar la lactancia", utilizando mientras tanto "leches de fórmula o proveniente de un banco de leche", un elemento importante para este tipo de casos "y que aún no funciona en Canarias".

Con todo ello, las claves del estudio pasan por que "las madres cuenten con el apoyo de los profesionales sanitarios y con toda la información necesaria para que puedan tomar las decisiones con respecto a su embarazo disponiendo de todos los datos", señala Fernández, que hace hincapié en "la importancia de que sepan que, aunque no es algo muy frecuente (1 caso por cada 1.000 nacimientos), les sucede a más mujeres en el mundo, que no están solas y que no se aíslen", por lo que resulta crucial "confiar en los ginecólogos, oncólogos, matronas y en todo el equipo sanitario que les va a atender y que tengan siempre una actitud positiva y de lucha".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook