21 de noviembre de 2018
21.11.2018

La Consejería de Educación rechaza los datos y aboga por "no caer en el alarmismo social"

21.11.2018 | 19:56

Diferente visión presenta la propia consejería de Educación a la luz de los datos del informe. De esta forma, el director general de Personal, Juan Rafael Bailón, señala que "nos ha sorprendido el elevado número de casos que señala el sindicato", dado que "no tenemos la constancia de tantos. Es cierto que cada año se producen situaciones, pero nosotros contabilizamos aquellos que derivan en denuncia formal", situando en dos los casos de agresiones producidos el pasado curso y otros tantos en lo que va del presente ejercicio.

En esa línea, Bailón recalca que "las direcciones territoriales atienden las llamadas que pueda haber de este tipo de situaciones en los centros y los gestionan con inspección educativa, pero son incidencias dentro del marco de convivencia que puede haber en los propos centros y, en la mayoría de las ocasiones, es su propio funcionamiento interno el que los solventa".

Ahí radica la diferencia de criterio entre ANPE y la Consejería, dado que "nosotros siempre estamos muy alerta de cualquier información que haya; primero en los centros educativos para dar la respuesta adecuada y, cuando se les escapa a ellos, a través de Inspección o de las direcciones territoriales", en cuyo caso podría llegar a interponerse denuncia "ante la que se pondría a disposición de los afectados un servicio jurídico", pero buscando siempre "que en primera instancia se intente resolver dentro del marco educativo del propio centro, siendo ellos quienes determinan si es una agresión o una situación propia de la convivencia", concluye Bailón.

Situaciones delicadas, ya que aunque "siempre se acude al auxilio del docente" lo fundamental es "contrastar la información, respetando la presunción de inocencia de los menores y siendo garantista con todas las partes", especialmente "la defensa del derecho del docente a seguir trabajando con normalidad".

En cuanto al aumento de esta casuística durante el pasado año, Bailón señala que desde Educación "no percibimos" ese repunte "con la información que nos trasladan las diferentes vías. Todo esto no quiere decir que no nos preocupemos", matiza, "pero donde hay jóvenes y profesores siempre hay situaciones y cierta convulsión en el trabajo cotidiano", abogando por "determinar de forma muy cuidadosa el paso de la falta de respeto o consideración a la agresión para no caer en el alarmismo social".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook