09 de noviembre de 2018
09.11.2018
Tenerife

Cruz Roja apoya a 426 personas en situación de pobreza energética en la Isla

La organización desarrolla junto con Endesa un proyecto de ahorro en los hogares

09.11.2018 | 19:30
Un grupo de usuarios durante uno de los talleres del proyecto.

Aproximadamente unos 4,5 millones de personas podrían estar en riesgo de pobreza energética en España, con incapacidad para disponer de una cantidad mínima de servicios de la energía para satisfacer sus necesidades básicas. La situación es más preocupante en el caso de las familias atendidas por Cruz Roja. Según el Boletín sobre Vulnerabilidad Social, el 41,4% de los hogares no puede mantener su vivienda con una temperatura adecuada durante los meses fríos.

La pobreza energética repercute tanto en la salud como en el desempeño académico de los menores y en la búsqueda de empleo, afectando a los recursos de que disponen muchas familias para hacer frente a sus principales necesidades. Ante esta problemática, surge el proyecto "Pobreza Energética, Ahorro de energía en los hogares", desarrollado por el voluntariado de Cruz Roja y Endesa, con el fin de atender a colectivos vulnerables, con medidas de ahorro doméstico y fomentando un uso responsable de la energía que permita reducir el impacto del suministro eléctrico en la economía doméstica.

El acuerdo a nivel nacional entre ambas entidades supone un salto cuantitativo para el programa de Voluntariado Energético de Endesa, que en su tercera edición se extiende a 14 ciudades, frente a las cinco de la anterior edición, supera los 200 voluntarios –empleados y prejubilados de Endesa y de Cruz Roja- y beneficia a cerca de 3.000 familias desfavorecidas (7.500 personas), casi 20 veces más que el año pasado.

Desde principios de junio y hasta el primer trimestre del 2019, los voluntarios trabajan con familias y personas mayores principalmente de Candelaria, Arafo y Güímar, que Cruz Roja ha identificado por tener problemas para hacer frente al pago del suministro eléctrico, ya que son beneficiarias de las ayudas económicas facilitadas por la entidad. A día de hoy se han atendido a 426 personas en Tenerife incluyendo, además de los municipios citados, algunos hogares de Santa Cruz.

El programa contempla distintos niveles de intervención, tanto para el voluntariado como para las familias y personas beneficiarias, teniendo en cuenta las necesidades y peculiaridades de cada una de ellas. En el nivel 1 se imparten talleres de buenas prácticas y se hace entrega a cada participante de un kit de microeficiencia, que contiene bombillas de bajo consumo, regleta, bajo puerta, etc. Asimismo, en el nivel 2 se realizan llamadas telefónicas con el fin de que quienes han tenido dudas en los talleres puedan recibir una atención personalizada, y a aquellas personas que no pueden desplazarse o son mayores.

En el nivel 3, se seleccionan 16 familias con vivienda en propiedad, para hacerles una visita a su domicilio, con el fin de comprobar el estado de la instalación eléctrica, además, reciben un kit de microeficiencia y orientación sobre la factura de la luz, el bono social y los hábitos de consumo. Si la instalación eléctrica tiene puntos de riesgo (en su mayoría de incendio, por posible sobrecalentamiento o cortocircuito), se hará una reforma en la misma, en este caso la ayuda está destinada a 4 domicilios (nivel 4).

Con respecto a la intervención con voluntariado, el servicio les proporciona una formación online y presencial, para que puedan intervenir con las personas beneficiarias del mismo.

Tal y como explica la responsable del proyecto, Izaskun Díaz: "Se trata de un recurso de gran ayuda para las personas participantes puesto que, entre otras cuestiones, les dota de conocimientos sobre el bono social y qué documentación es necesaria y dónde obtenerla".

"El fin es que las familias conozcan cómo interpretar la factura de la luz, es decir, saber en qué tipo de mercado se encuentran, libre o regulado, qué potencia tienen contratada y muchos aspectos más. También adquieren conocimientos sobre hábitos de consumo que hacen que disminuya su consumo de energía y, por consiguiente, el coste de la factura". Añade Izaskun Díaz.

Cambio climático

El cambio climático ejerce un impacto negativo en la economía, la vida de las personas, las comunidades y los países. Así se recoge en la Agenda 2030 de la ONU sobre el Desarrollo Sostenible y en el Acuerdo de París, dirigido a establecer planes climáticos para lograr reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Por esta razón, Cruz Roja Española ha lanzado este año un llamamiento contra el cambio climático y la pobreza energética, ´Comprometidos con las personas y el medio ambiente´, con el que se pretende fomentar la corresponsabilidad de la Institución, la sociedad civil y las empresas.

Dentro de esta iniciativa, la Institución trabaja para que sus Asambleas conozcan las emisiones de GEI que generan, establezca un plan de reducción de estas emisiones, y compense las que no se puedan reducir, financiando proyectos de lucha contra la pobreza energética".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook