08 de noviembre de 2018
08.11.2018

Un máster en el cielo culinario

El alumno de Hecansa Héctor Pérez completará su formación en el Celler de Can Roca gracias a una beca de gastronomía de BBVA

08.11.2018 | 18:30
Héctor Pérez que realizará prácticas en el Celler.

Un máster en la cuna de la alta gastronomía. Esto es lo que Héctor Pérez asegura que significará para él los cuatro meses de prácticas que podrá realizar en el Celler de Can Roca, el restaurante que los hermanos Roca comandan en Girona, gracias a una beca concedida por el BBVA.

Este joven icodense de 23 años, que estudia el segundo curso del Programa de Dirección de Alimentos y Bebidas en el Hotel Escuela Santa Cruz, afirma que esta experiencia es "un sueño cumplido" porque llegar a este restaurante, que cuenta con tres estrellas Michelin, "es lo máximo en el mundo de la gastronomía" y poder mencionar su nombre en tu curriculum "te abre muchas puertas".

Durante cuatro meses, Pérez se trasladará hasta allí para empaparse del buen hacer y la forma de trabajar del equipo de los hermanos Roca, todo un referente de la gastronomía a nivel internacional. "Estoy en una nube", reconoce este alumno, que espera comenzar estas prácticas cuando finalice el curso, aunque mantiene que se plantará en Girona "desde que me llamen".

El joven, que comenzó a trabajar en este sector ayudando en el restaurante de sus tíos a los 15 años, mantiene que desde que lo probó "no he pensado dedicarme a otra cosa". Aunque confiesa que los horarios y la presión con la que se trabaja son muy exigentes "no es un problema cuando como a mi te apasiona este trabajo". "Estar en contacto con las personas y poder alegrarles el día con tu trabajo es lo más gratificante que hay", añade.

Después de emplearse también en un hotel, decidió formarse en este sector y formalizó la matrícula para estudiar en Hecansa "y menos mal que me aceptaron porque solo me ha traído cosas buenas".

El icodense manifiesta que cada vez se le da más importancia al servicio que se presta en la sala de cualquier restaurante, ya que constituye una parte muy importante de la experiencia que el cliente tiene en el establecimiento. Por eso indica, que junto a la parte culinaria y la limpieza el trabajo de los camareros es una pieza esencial en cualquier comedor. "Ahora se valora mucho la profesionalidad y no que seas un simple cargaplatos", explica y señala que una de las partes más difícil es "saber dirigir al cliente para vender los platos que el cocinero te indica, algo que es todo un arte".

Indica que en esta profesión "se deben cuidar los detalles" y afirma que a medida que ha ido adquiriendo conocimientos "también me he hecho muy exigente en cuanto al servicio de los establecimientos a los que voy".

El joven afirma que su sueño es llegar a ser maitre o incluso poder abrir su propio establecimiento en el futuro.

Pérez fue uno de los tres alumnos escogidos para esta beca, después de participar esta semana junto a 17 estudiantes de Hecansa en el servicio de un menú elaborado por los hermanos Roca que homenajeaba a la gastronomía canaria. El tinerfeño señala que a diferencia de lo que se pueda pensar los Roca tienen una forma de trabajar "muy sencilla y humilde", que hizo las maravillas del centenar de comensales que pudieron disfrutarlo en Gran Canaria.

Junto a Pérez, María Fernanda Cortés y Omar Moreno serán quienes tengan la posibilidad de perfeccionar sus habilidades en cocina y asistencia en sala en el restaurante que dirigen estos maestros de la gastronomía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook