16 de septiembre de 2018
16.09.2018
Tendencias

Carolina Herrera se renueva

Wes Gordon debuta como diseñador de la marca con una colección repleta de flores y colorido

16.09.2018 | 00:21

Carolina Herrera, fundadora de la casa de modas que lleva su nombre, vivió hace unos días en Nueva York la nueva experiencia de asistir a un desfile de la marca, en el que ella no ha sido la autora de los diseños. El pasado mes de febrero la creadora venezolana pasó el testigo al joven Wes Gordon, autor de una colección dominada por las flores y el calor.

El cambio estético ha quedado patente y aunque a la dama de origen venezolano, se la vio sonreír en la primera fila del desfile, acompañada por su hija Ana Luisa, seguro que pensó para sus adentros que a partir de ahora las cosas ya no serán iguales. Gordon aporta aire fresco, de eso no cabe duda. A partir de ahora la casa, propiedad del grupo español Puig, pierde cierta rigidez en aras de llegar a un público más joven.

El New York Historial Society, fundado en 1804 como el primer museo de la Gran Manzana, fue el escenario del desfile, repleto de vestidos largos, vaporosos y llamativos, con estampados por todas partes. Los volantes y las mangas voluminosas también dominan unas prendas pensadas para una mujer fuerte e independiente. El amarillo mostaza, el rojo, el azul pastel, el verde musgo, el rosa en todas sus declinaciones, así como la eterna combinación de blanco y negro, están presentes en la ropa y en los complementos, entre los que destacan botas hasta la rodilla, acabadas en punta y con una caña ancha y sandalias.

Las faldas y vestidos cortos, fueron otro elemento innovador sobre la pasarela, en una marca que siempre ha preferido los largos los largos midi o justo a la rodilla. El punto está presente en conjuntos de top y chaqueta.

Los vestidos de cóctel tuvieron especial protagonismo en la pasarela, realizados en telas satinadas, amplios y voluminosos que dejan sólo a la vista los hombros de la mujer con acentuados escotes barco. Los bordados florales se emplean para adornar abultadas colas que dan un toque majestuoso. Gordon también se ha atrevido con monos en verde musgo con cuellos de camisa, ajustados a la cintura y pantalones muy anchos y fluidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook