14 de junio de 2018
14.06.2018
ÚLTIMA HORA
Hallado sin vida el bombero desaparecido en las inundaciones de Málaga

Usuarios y médicos cuestionan el Plan de Salud Mental anunciado por Sanidad

Atelsam dice que la mitad de los enfermos carecen de atención

14.06.2018 | 02:38
Usuarios y médicos cuestionan el Plan de Salud Mental anunciado por Sanidad

Apenas un mes para analizar 500 páginas

  • "La cantaleta del diálogo". Fue la expresión que empleó el presidente de la Asociación Canaria de Neuropsiquiatría y Salud Mental, Francisco Rodríguez Pulido, para aludir la política de la Consejería de Sanidad. A su juicio, la participación a la que se refiere la Administración "no es real" en el caso de la elaboración del Plan de Salud Mental de Canarias, puesto que "no se ha contado con los profesionales que siempre han estado, a diferencia de los consejeros que van y vienen". Tanto Rodríguez Pulido como la presidenta de la Asociación Canaria de Integración de Salud Mental Espiral, Alcira Sosa criticaron no solo que no se haya invitado a estos colectivos a colaborar de manera efectiva en el documento sino el borrador se haya presentado "a la carrera". Ambos explicaron que si bien se les ha pedido sugerencias al texto, "solo han dado un mes para analizar más de 500 páginas de documento", una cuestión que además se agrava según Alcira Sosa porque "se trata de un texto demasiado técnico". Aún así, los colectivos han presentado una serie de alegaciones "para las que aún no hay respuesta", por lo que se temen que ni siquiera sirvan para auspiciar el debate con la representación de los afectados. Al respecto, el representante de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias, el médico Guillermo de la Barreda, entendió que es "la expresión de una metodología contínua de trabajo de la Consejería de Sanidad" y argumentó que el área dirigida por José Manuel Baltar "está llena de encantadores de serpientes y de vendedores de humo". "Llevan a cabo una política de ideas sin ton ni son y que no tiene en cuenta a los profesionales y a los usuarios", aseveró De la Barreda antes de asegurar que se trata de una "política de preparación para las elecciones". Con ejemplos como las recientes promesas a los enfermos de diabetes o el no funcionamiento de los consejos insulares de la salud, el representante de la Asociación resumió que la situación de la Sanidad canaria "se caracteriza por mala gestión, mala financiación y mal funcionamiento". Como muestra, aseguró que en el Hospital Universitario de Canarias "se deben más de 70.000 horas a los profesionales" y recordó que "los datos colocan a la sanidad de las Islas a la cola en todos los indicadores". "Es falta de sensibilización con los ciudadanos", concluyó Guillermo de la Barreda.

Especialistas y pacientes de salud mental de las Islas han mostrado su enfado con la gestión y el documento que prepara la Consejería de Sanidad del Gobierno regional para mejorar la atención al colectivo. Tras recibir a finales de abril el borrador del Plan de Salud Mental de Canarias, diversas plataformas y asociaciones de enfermos y médicos eligieron no solo hacer llegar a la Administración sus aportaciones sino evidenciar ante la ciudadanía las carencias que creen que tiene el texto. La falta de ficha financiera, la regulación de sistemas de contención mecánica, la ausencia de líneas específicas para atención pacientes infanto-juveniles y la inexistencia de un objetivo o filosofía clara de Sanidad para la asistencia a este grupo son algunas de las quejas.

En una comparecencia conjunta, los representantes de asociaciones de facultativos y de usuarios arremetieron contra las formas de la Administración sanitaria y con el fondo, con el contenido, de un documento que a su juicio no cumple con las expectativas ni con las necesidades del sector. En ese sentido, el presidente de la Asociación Canaria de Neuropsiquiatría y Salud Mental, Francisco Rodríguez Pulido, lamentó que "no se plantea una objetivo estratégico" y apuntó a que la "nueva corriente de la asistencia a este tipo de pacientes se centra en la atención a domicilio", una filosofía que según Rodríguez Pulido no tiene en cuenta el Plan.

Además, el neuropsiquiatra alertó de que el documento "no fija una dotación presupuestaria ni prioridades de inversión anual" y recordó que las acciones que "siempre se contemplan como futuras" se comprenderían en el periodo 2018-2023. "Los profesionales calculan que la salud mental debe ser el 5% del presupuesto sanitario", explicó el facultativo en alusión no solo a que estas cifras no se contemplan en el Plan sino que además "no sabemos el montante actual en Canarias, puesto que si es menos hay que invertir y si es más hay que evaluar qué se está haciendo".

Las importancia de la financiación radica según el presidente de la Asociación Canaria de Neuropsiquiatría y Salud Mental en que "para llegar a ciertos mínimos es necesario contratar a más personal y contar con nuevos recursos". Más de la inversión, Francisco Rodríguez Pulido, apuntó a cuestiones de asistencia como la necesidad de una unidad de hospitalización y atención infanto-juvenil, "sin la que los residentes no podrán especializarse" o que no sirve para "democratizar a los órganos de decisión" ya creados en la Consejería de Sanidad en este ámbito y que "ni siquiera han sido respetados para llevar a cabo este plan".

El médico también avisó de "las situaciones de riesgo que se generan en los servicios de urgencias" y aseguró que "hay informes de supervisores que alertan sobre el uso de sistemas de contención física y sujeción mecánica a los pacientes", una práctica duramente criticada por especialistas y usuarios.

En ese sentido, la Asociación Canaria de Integración de Salud Mental Espiral, Alcira Sosa, aseguró que "en este plan insufrible" se llega incluso a incorporar medidas de fuerza al "proponer las contenciones para los pacientes". "Los derechos de las personas con discapacidad son importantes pero este Plan no solo no las tiene en cuenta sino que las vulnera", dijo Sosa antes de definir el texto como "anclado en los 80".

"No da soluciones y no entiende a los afectados", lamentó la responsable del colectivo en alusión a que no se tiene en cuenta la nueva corriente expresadas por el neuropsiquiatra sobre la atención en domicilio y que "sí empleamos desde la Asociación, hasta tal punto que hemos rehabilitado a más enfermos que la Administración", sentenció.

De hecho, tal y como aseveró la gerente de la Asociación Tinerfeña en lucha por la Salud Mental (Atelsam), Ana Concepción, "en Tenerife hay mucha gente sin atender" y, a pesar de que admitió que la Administración sanitaria no ofrece datos oficiales, desde el colectivo calculan que "de las 8.000 personas con problemas de salud, solo se asiste a la mitad". Según Concepción, el documento anunciado por la Consejería de Sanidad y cuya aprobación está prevista para las próxima semanas, "debería haber significado más avances". "Llevamos casi diez años parados y esperábamos más medidas por parte de este documento", dijo la gerente de Atelsam.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook