12 de junio de 2018
12.06.2018
Tribunales

Dos años y medio de prisión y cinco de libertad vigilada por atacar a su familia

El acusado agredió con un cuchillo a su esposa y su hija

12.06.2018 | 10:06
Dos años y medio de prisión y cinco de libertad vigilada por atacar a su familia

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha condenado a dos años y seis meses de prisión a Norberto Carmelo G. C. como presunto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa más cinco años de libertad vigilada una vez haya cumplido la primera pena. También se le impone la prohibición de acercarse o comunicarse por cualquier medio con la víctima durante otros diez años tras cumplir la pena privativa de libertad. Además, por dos delitos de violencia en el ámbito doméstico deberá realizar 30 días de trabajos en favor de la comunidad por cada uno de dicho delitos, así como cuatro meses de alejamiento respecto de las víctimas.

En cuanto a la responsabilidad civil, el tribunal le impone una indemnización de 2.500 euros.

Esta condena fue impuesta ayer por la mañana después de que el procesado aceptara los hechos de los que le venía acusando el Ministerio Fiscal y la acusación particular, dictándose por tanto una sentencia de conformidad sin necesidad de que se celebrara vista oral. Al reconocer los hechos tal y como recoge el escrito de calificación de Fiscalía, se le ha reducido la pena privativa de libertad a casi la mitad de lo que se interesaba en un principio, que eran cuatro años de prisión. En cuanto a los delitos de violencia en el ámbito doméstico no varía la condena que se pretendía por parte de las acusaciones desde un primer momento.

Trastorno mental

En el procesado concurre la eximente incompleta de enajenación mental, por lo que las penas solicitadas para el tipo penal del homicidio en grado de tentativa se reducían, sin embargo la circunstancia mixta de parentesco respecto de las víctimas se tenía contemplada por las acusaciones como una agravante.

Norberto Carmelo G. C. padece un "trastorno de personalidad con inestabilidad crónica y descompensaciones, dificultad para la capacidad de control y escasa tolerancia a la frustración, que disminuye sin anularla, su capacidad volitiva, manteniendo íntegra su capacidad intelectiva.

Los hechos que se resolvieron ayer en una sentencia que es declarada firme, ocurrieron el 1 de agosto del pasado año sobre las 13:00 horas en un domicilio de la calle Heliodoro Rodríguez López de la capital tinerfeña que el acusado comparte con su esposa, una hija de ella y su suegra. En el transcurso de una discusión con su mujer y provisto de un cuchillo de 15 centímetros de hoja y "con ánimo de acabar con la vida de la misma" trató de asestarle una cuchillada interponiéndose la hija de la mujer, quien puso su mano en la trayectoria de la hoja del arma sufriendo un corte en los dedos de la mano izquierda, una herida que tardó en curar cinco días tras una primera asistencia sanitaria que no le impidió realizar actividades ni dejó secuelas.

El acusado continuó la persecución de su esposa hacia la habitación en la que se había refugiado con la puerta cerrada, por lo que asestó una cuchillada en la puerta a la que logró atravesar. La hija de la esposa del procesado logró golpearle en la cabeza para defender a su madre, saliendo del domicilio luego las tres mujeres, aunque antes de lograr salir del piso, Norberto Carmelo G. C. empujó a su suegra contra una puerta, lo que le produjo un hematoma en la frente, por el que tuvo que ser asistida, tardando en curar dos días y tampoco le quedaron secuelas ni le ocasionaron impedimentos para realizar sus actividades diarias.

El acusado se encuentra en prisión desde que fue puesto a disposición judicial a principios de agosto de 2017, encontrándose en las dependencias de Enfermería desde entonces bajo tratamiento y seguimiento de un médico psiquiatra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook