03 de junio de 2018
03.06.2018

Prueban un insecticida biológico contra una plaga que ataca las plataneras

El investigador que ha llevado a cabo el proyecto es de Tenerife

03.06.2018 | 16:45
Imagen de archivo.

El ingeniero agrónomo Ernesto Gabriel Fuentes Barrera, de Santa Cruz de Tenerife, ha estudiado en su tesis doctoral, defendida en la Universidad Pública de Navarra, la efectividad de un nuevo insecticida biológico contra el gusano medidor ('Chrysodeixis chalcites'), que daña los cultivos de plataneras en Canarias.

Un virus (ChchNPV) proporciona una efectividad similar a la de los insecticidas tradicionales y persiste por más tiempo que éstos en la planta.

En primer lugar, Ernesto Gabriel Fuentes Barrera analizó el grado de infestación de las plataneras por estas larvas y los daños que producen en la hoja y en el fruto. "En total, se pierden unas 3.155 toneladas de plátano al año, lo que representa el 1,5% de la producción anual, equivalente a 2,68 millones de euros", explica el ingeniero.

Su tesis doctoral fue dirigida por los investigadores del Grupo de Protección de Cultivos de la UPNA, el catedrático Primitivo Caballero Murillo y Oihane Simón de Goñi, y por Estrella Hernández Suárez, investigadora del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias.

"Además, los costes de control de la plaga con Indoxacarb, el insecticida más utilizado, suponen unos 240 euros por hectárea por ciclo de cultivo", añade.

Actualmente, el control de la plaga del gusano medidor, también llamado lagarta de la platanera, se realiza mediante el uso repetido de un reducido número de productos, lo que favorece la aparición de resistencia y, por lo tanto, disminuye su efectividad. "Se necesitan nuevos insecticidas para rotar con los pocos productos autorizados e implantar un programa de gestión integrada de plagas efectivo en los cultivos de plataneras de las Islas Canarias", apunta.

Con el fin de evaluar el uso potencial del citado virus ChchNPV como nuevo agente de control biológico, Fuentes Barrera realizó varios ensayos a pequeña escala tanto en invernadero como al aire libre con la variante más abundante y extendida del virus (ChchNPV-TF1).

"Se logró reducir el número de larvas y el daño de las hojas en plantas jóvenes de platanera de igual forma que los productos convencionales Indoxacarb y Bacillus thuringiensis. Además, se daba una mayor mortalidad de larvas producida por el virus a lo largo del tiempo, en comparación con el breve periodo que manifiestan las larvas tratadas con insecticidas tradicionales. Esto indica una mayor persistencia de este virus en la planta platanera", afirma el autor de la tesis, que fue calificada con sobresaliente 'cum laude'.

Tras la prueba a pequeña escala, durante dos años, Ernesto Gabriel Fuentes llevó a cabo ensayos de campo en invernaderos de malla en plantaciones comerciales de Tenerife, Gran Canaria y La Palma. Cuando los tratamientos con virus se aplicaron varios meses antes del desarrollo del fruto, de nuevo comprobó que este insecticida biológico "proporcionaba un control efectivo, similar al proporcionado por los insecticidas convencionales, por lo que podría ser incluido en la gestión integrada del gusano medidor", ha destacado la UPNA en un comunicado.

Ernesto Gabriel Fuentes Barrera es ingeniero agrónomo por la Universidad de La Laguna y cursó en la UPNA el Máster en Agrobiotecnología. Sus investigaciones durante la realización de su tesis doctoral le han llevado a realizar siete publicaciones y a participar en el IX Congreso Nacional de Entomología Aplicada de Valencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook