23 de mayo de 2018
23.05.2018

Expertos debaten en Tenerife sobre el impacto de las tormentas de polvo y arena

La Laguna acoge una de las reuniones más importantes sobre polvo atmosférico

22.05.2018 | 22:48

La Laguna acogió ayer la inauguración del IX Congreso Internacional sobre tormentas de polvo y arena, una de las más importantes reuniones científicas mundiales sobre polvo atmosférico, a la que asisten más de 120 participantes de una treintena de países para debatir y analizar el estado actual de la investigación sobre las fuentes y el transporte del polvo, sus impactos, su composición y propiedades, su interacción con las nubes y el océano y su predicción.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) participa en la organización científica de este congreso, a través del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña (Ciai).

En este centro se desarrolla un intenso programa de medidas sobre aerosoles y polvo sahariano, que fue iniciado por el profesor Joseph Prospero, uno de los pioneros en la investigación de los aerosoles y su transporte.

Actualmente se dispone de la serie de medidas de polvo del Sahara más larga del mundo y se ha desarrollado un completo y complejo conjunto de técnicas de medida in-situ y de teledetección que permiten realizar una caracterización de la capa de aire sahariana en su estado más puro posible. Además, desde el Observatorio Atmosférico de Izaña se contribuye a la validación y evaluación de modelos de polvo y de productos obtenidos con sensores a bordo de plataformas satelitales.

España, por su proximidad al Sahara, se ve afectada periódicamente por intrusiones de polvo atmosférico, que en ocasiones son de una gran intensidad. El problema es aún más grave en Canarias, donde la cercanía del desierto provoca episodios mucho más severos. Estas irrupciones de polvo constituyen un problema sanitario, además de producirse una notable reducción de la visibilidad que incide significativamente sobre diversos sectores socioeconómicos.

El polvo atmosférico transporta contaminantes y miles de microorganismos a grandes distancias, y al depositarse en el océano realiza un importante aporte de hierro y otros nutrientes, incrementando la productividad del fitoplancton y la capacidad de los océanos para secuestrar el dióxido de carbono de la atmósfera. Este aporte de nutrientes al mar es también uno de los factores que puede desencadenar proliferaciones masivas de cianobacterias. Además, el polvo atmosférico juega un papel importante en los procesos que influyen en el clima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook