09 de mayo de 2018
09.05.2018
Investigación

La verdadera historia del enfrentamiento entre Unamuno y Millán Astray

Un historiador califica de "invención" las míticas frases del choque verbal entre el escritor y el militar

09.05.2018 | 07:55
Unamuno sale de la Universidad de Salamanca tras el famoso enfrentamiento.

Ni quien fue rector de la Universidad de Salamanca, Miguel de Unamuno, pronunció la histórica frase de "venceréis pero no convenceréis", ni el general Millán Astray le respondió con el conocido "¡muera la inteligencia!" en el Paraninfo de esa institución académica el 12 de octubre de 1936.

El historiador Severiano Delgado, bibliotecario de la Facultad de Derecho (Universidad de Salamanca), ha publicado un trabajo de 34 páginas, titulado "Arqueología de un mito, el acto del 12 de octubre de 1936 en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca", en el que califica de "invención" las dos frases del enfrentamiento verbal entre el filósofo y el fundador de la legión, José Millán Astray.

En declaraciones a Efe, Delgado ha explicado que con este trabajo se ha preguntado "¿de dónde ha salido el discurso que se atribuye a Unamuno?", y a lo largo de las 34 páginas ha realizado una "labor de arqueología" para llegar a la conclusión de que "se lo inventó Luis Portillo, un profesor de la Universidad de Salamanca exiliado en Londres.

En 1941, Portillo publicó en una revista británica, Horizons, la versión de aquel conflicto verbal entre Unamuno y Millán Astray, en el que ya habla de una expresión "¡muera la inteligencia!", que atribuye al general franquista; y también cita una expresión dicha, según Portillo, por el rector salmantino de aquella época, "venceréis pero no convenceréis".

Portillo no estuvo en el Paraninfo


Pero el historiador salmantino Severiano Delgado ha señalado en su trabajo que el profesor Luis Portillo "no estuvo presente en el Paraninfo" para poder recrear con total nitidez aquella batalla dialéctica.

Es más, en su opinión, "se ha tratado de una recreación literaria sin intención de descripción histórica"; es decir, que el joven profesor salmantino lo único que hizo fue "relatar un enfrentamiento literario entre el bien, que representaba el demócrata Unamuno; con el mal, que atribuye al autoritario Millán Astray".

Y este relato literario es el que ha ido pasando por historiadores como Hugh Thomas, que en 1961 publicó en inglés su primera Historia de la Guerra Civil española, quien asumió la teoría de Portillo como si fuera una fuente histórica, como si se tratara "de un relato fiel de lo ocurrido en el Paraninfo".

Incluso el historiador Ricardo de la Cierva publicó en 1970 su "Historia Ilustrada de la Guerra Civil Española", en la que recoge "de forma íntegra" la versión de Portillo.

Todo ello ha provocado que "a lo largo de los años y a lo largo de las historias se haya asumido una visión literaria como si fuera una fuente histórica", por lo que a juicio de Severiano Delgado se ha tratado de un "malentendido histórico".

Delgado también hace referencia en su trabajo a la versión que publicó en la época "un periodista de provincias" como en su opinión fue el escritor Emilio Salcedo (1929-1992), y que apenas ha sido utilizada.

Según Salcedo, Unamuno dijo: "vencer no es convencer y hay que convencer, sobre todo, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión; el odio a la inteligencia que es crítica y diferenciadora, inquisitiva, mas no de inquisición".

Incluso Salcedo reconoce en su texto periodístico que Millán Astray "pronunció muy pocas palabras, justificando la situación del hombre de armas, los motivos del levantamiento militar y, al fin, perdido el control, debió hacer retemblar las bóvedas del Paraninfo, aunque no se movieron, cuando bajo su ámbito se oyó el grito "¡mueran los intelectuales!" y "¡Viva la muerte!".

Severiano Delgado reconoce que para su trabajo ha utilizado textos históricos que se pueden "encontrar en internet", archivos históricos para "contrastar" la versión dada por Portillo con la señalada por Salcedo, la visión literaria frente a la periodística.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook