14 de abril de 2018
14.04.2018

El dolor de la familia

13.04.2018 | 23:19

"Hoy es viernes 13. Llevo días llorando, escuchando hasta que vaya a hacerme un rezado, porque tantas desgracias juntas no pueden ser. Llevo días desorientada, queriendo gritar, llorar y con un cansancio físico y mental que no me deja explotar". Así se despertaba ayer la hija del acusado Jacinto Siverio, Hilda Siverio, que lleva compartiendo su dolor y desesperación en su Facebook desde que se conoce el veredicto que condenaba a su padre a dos años y medio de prisión por matar a uno de los asaltantes de su casa.

La historia, según Hilda, comienza el 1 de marzo de 2015 cuando, "dos hombres con caretas negras entraron en su casa y le cambiaron la vida. Aparentemente armados, armas que luego se comprobó que eran falsas, reventaron los huesos de la mano de la mujer de Jacinto con el marco de una puerta. Ella les ofreció sus tarjetas de crédito, ya que en casa no tenían ni para tomar un café, pero los atracadores no les creyeron. Querían efectivo y se pusieron más violentos, amenazándoles de muerte. Jacinto les dijo que iba a su cuarto a por dinero. Una vez allí, sacó el revólver que tenía bajo llave y salió con él. Disparó al suelo para que se fueran. Uno de ellos lo hizo. El otro se encaró con Jacinto y este disparó en defensa propia y de su familia. El asaltante murió. Más de tres años después, el viernes 6 de abril de 2018, un jurado ha declarado culpable a Jacinto. Un jurado compuesto por gente como tú y como yo".

Por último, además de la recogida de firmas que se ha volcado en su labor de indultar a Jacinto, la hija ha creado un hashtag #YOSOYSIVERIO, con el fin de apoyar a su padre que, según esta, "es culpable, pero de amar a los suyos por encima de su propia vida".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook