13 de abril de 2018
13.04.2018

La ULL inicia un nuevo plan estratégico que aboga por el talento y la adaptación

La institución académica presenta ante el Claustro el documento que está abierto a información pública para recabar las aportaciones de la comunidad universitaria

13.04.2018 | 03:09
La ULL inicia un nuevo plan estratégico que aboga por el talento y la adaptación

La Universidad de La Laguna (ULL) presentó ayer ante el Claustro la primera fase del plan estratégico de la institución académico, un documento que pretende generar proyecto institucional al tiempo que adaptar la universidad a los nuevos tiempos, y que ha sido elaborado por una comisión técnica, con una asesoría externa, y con independencia del equipo de gobierno. El texto, presentado por el profesor de Ciencias Daniel Alonso, se abre ahora a exposición pública, con la descripción de los proyectos que pretenden llevarse a cabo, para que la comunidad universitaria decida y priorice qué líneas deben seguirse. Una vez se decida qué proyectos llevar a cabo se le asignará una ficha financiera, una planificación y tiempos de ejecución.

"Tenemos que colocar el foco donde debe estar, poniendo al alumnado en el centro como principal protagonista, cuidando las interacciones que se producen con este público, como son la vida universitaria, la internacionalización, la formación y su interacción con la sociedad", aclaró el director de este documento que señaló que persigue "un estudiantado activo, inquieto, que tenga iniciativas que puedan prosperar dentro de la universidad y donde se inculquen valores, eso es vida universitaria".

Otra de las propuestas de este documento es empoderar a la asociación de antiguos alumnos y amigos de la universidad, Alumni, para que refuerce los contactos fuera de la universidad, capte fondos públicos y privados y cohesione al centro docente y también se pretende reforzar la internacionalización.

No se pretende cubrir toda la actividad de la universidad, pero sí añadir valor y desarrollar algunos elementos diferenciados con proyectos que tengan capacidad de transformación, de modo que oriente a la universidad hacia el futuro, explicó Alonso. "El plan lo visualizamos como una agenda de transformación orientada hacia acciones con visión de futuro", insistió el docente.

El diagnóstico sobre la situación de la institución se ha llevado a cabo en estos últimos meses mediantes talleres sobre docencia, gobernanza, compromiso social e investigación, de donde ha aflorado la opinión de más de un centenar de personas de distintos ámbitos que han opinado sobre estas cuestiones. También hubo entrevistas a agentes externos para tener una visión ajena a la propia universidad.

Ejes estratégicos

La institución explica que se ha abordado una arquitectura estratégica centrada en tres ejes, que a su vez se desagregan en distintos proyectos. El primero de ellos es el Talento, "en la idea de alinear la plantilla del futuro con las responsabilidades estratégicas que queremos llevar a cabo", ante un escenario próximo de jubilaciones masivas.

En ese eje, se incluye decidir qué nuevos perfiles son necesarios así como la búsqueda de un espacio de colaboración con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (Ulpgc) para captar talento investigador, además de la necesaria captación de talento emprendedor, según avanzó el docente.

El eje dos es el llamado Adaptación, que se relaciona con la investigación abierta, afrontar la transformación tecnológica y digital de la ULL, la valorización del conocimiento y el rendimiento de los estudiantes. Alonso se detuvo en este último aspecto para indicar que es el proyecto más ambicioso, "porque para afrontar una mejora de la calidad docente han de alinearse todos los agentes". En este punto indicó que hay que ser capaces de evaluar al profesorado en su centro, detectar sus debilidades y ofrecerles formación.

El eje tres se centra en la Respuesta a la complejidad social, en la idea de aportar desde la universidad personas, proyectos y conocimiento. Engloba proyectos sobre formación permanente, innovación social para solucionar problemas del entorno, alianzas entre África, América y las universidades canarias, así como otros referidos a la igualdad de género y la sostenibilidad.

Son en total 18 proyectos estratégicos, que conforman la primera fase del plan, con lo que se abre ahora el debate a toda la comunidad universitaria para delimitar su orientación. El director de esta iniciativa apuntó además que una organización tan compleja como una universidad tiene inercias que no la hacen flexible, y que provocan que no esté preparada para los nuevos retos. "Necesitamos una institución que tenga objetivos comunes, para lo cual hace falta una planificación estratégica institucional", concluyó Daniel Alonso.

El rector intervino al final de la sesión claustral, para agradecerle al director del plan su dedicación a esta labor, para la que le pidió dos condiciones antes del comienzo de los trabajos: que fuera plural y contara con las distintas sensibilidades y, además, que fuera corto y operativo, que permitiera su relectura fácilmente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook