13 de abril de 2018
13.04.2018

El Cabildo da por controlado el "atípico" incendio declarado en Granadilla

La zona del fuego, alejado de las vías de comunicación, y el clima dificultaron las tareas. Las investigaciones iniciales apuntan al factor humano como causante

13.04.2018 | 03:09
El Cabildo da por controlado el "atípico" incendio declarado en Granadilla

380 hectáreas quemadas, balance de cuatro días de fuego

  • El balance final de los cuatro días de incendio habla de 380 hectáreas afectadas, la mayoría de pino, matorral “y una población de sauce muy peculiar”, según palabras de José Antonio Valbuena. El consejero insular de Medio Ambiente abogó por “poner en perspectiva este incendio con los más recientes”, especialmente en lo que respecta a la superficie quemada, recordando los siniestros de 2007 (15.000 hectáreas) y 2012 (6.5000 hectáreas). Además, remarcó lo “atípico” del incendio por “la época del año en la que se ha producido y las condiciones técnicas en las que han trabajado los equipos de extinción”. El fuego llegó a entrar unas 10 hectáreas dentro del Parque Nacional de las Cañadas del Teide, afectando a una pequeña población de codesos. Además, Valbuena indicó que se ha prohibido el tránsito por los senderos y el uso de las infraestructuras públicas ubicadas en la zona del incendio “con el fin de garantizar la seguridad de las personas, así como facilitar las labores de extinción”. Pese a todo ello, “la prioridad en un incendio es la seguridad de las personas y afortunadamente aquí no ha habido riesgo ni para la población ni para las viviendas. Evidentemente, tenemos la afección a los pinos y el matorral y eso hay que lamentarlo”, concluyó Valbuena.

A las 7:19 de la mañana del día de ayer el Cabildo de Tenerife daba oficialmente por controlado el incendio que, desde la noche del domingo, azotaba los montes de Granadilla amenazando también a los municipios de Arico y Vilaflor y que arroja un balance final de 380 hectáreas quemadas en un perímetro de 10 kilómetros.

Los detalles del dispositivo desplegado fueron expuestos en una rueda de prensa en la que estuvieron presentes Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife; José Antonio Valbuena, consejero insular de Medio Ambiente; el jefe de servicios de Gestión Forestal, Buenaventura Machado, y el director de extinción de incendios forestales, José María Sánchez.

Sánchez hizo especial hincapié, como ya se ha ido apuntando durante el desarrollo del incendio, que la principal dificultad radicó en que "se produjo en una zona a la que no se podía acceder" con vehículos, obligando a actuar de manera manual y sin agua. A ello se le sumaron las condiciones meteorológicas, "con mucho viento y una humedad relativamente baja" desde que, en torno a las 20:30 de la tarde del domingo, se diera la alerta de un conato gracias a la comunicación de un caminante que se encontraba cerca de la pista de Madrre del Agua.

Ataque inicial sin éxito

El operativo se desarrolló en un primer momento por medio de ocho efectivos y dos autobombas, pero ese ataque inicial no prosperó y comenzaron a movilizarse más recursos; entre ellos, la Unidad Militar de Emergencias (UME) y las brigadas forestales del Cabildo de Gran Canaria.

A partir del martes, y con la contención del flanco oeste (el más cercano al municipio de Vilaflor) los trabajos se concentraron en los focos que se dirigían hacia el sur y el este, con el añadido de que no se trataba de un frente homogéneo y de la lejanía entre el punto al que podían llegar los vehículos y los focos del incendio, que obligaban a las brigadas a caminar en torno a las dos horas, afrontando pendientes de un 40%, hasta llegar al frente, "por lo que los efectivos llegaban allí tras realizar un esfuerzo muy alto", señaló José María Sánchez.

Por su parte, Carlos Alonso destacó el trabajo realizado por las Brifor del Cabildo durante los cuatro días "a pie de campo, con una labor muy dura y haciendo unos 6 kilómetros de zanjas".

El presidente del Cabildo también agradeció la colaboración del Gobierno de Canarias, la UME, el Cabildo de Gran Canaria, Guardia Civil, los ayuntamientos de Granadilla, Vilaflor y Arico y sus Policías Locales, Cruz Roja y Protección Civil. Asimismo, destacó la colaboración de empresas como Mercadona, Cooperativa FAST y Cafetería Oasis de Granadilla, que han suministrado alimentos al personal del operativo, y la labor de la Asociación para el Desarrollo de Emergencias (ADAE), que ha coordinado al personal voluntario.

Consorcio de Bomberos

En lo que respecta al Consorcio de Bomberos y a su no participación en el operativo, Alonso matizó que "sólo se movilizan en el caso de que el incendio se localice cerca de alguna zona urbana" y, por lo tanto, "era preferible contar con la UME", resaltando que "lo importante no es que hubiera más gente, sino que dispusiéramos de refrescos" para los equipos que trabajaban, concluyendo que "en cualquier caso, los bomberos estaban preactivados por si era necesario".

En cuanto al origen del fuego, la investigación que ya está llevando la Guardia Civil apunta a un factor humano, dado que, tal y como apuntó Buenaventura Machado, "no se ha registrado ningún fenómeno natural en la zona", por lo que realizó un llamamiento a "extremar las precauciones al llegar a zonas boscosas para evitar este tipo de desgracias". El asunto se encuentra en fase de investigación para conocer si el primer incendio forestal relevante de 2018 fue accidental o intencionado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook