08 de abril de 2018
08.04.2018

Ordenadores incombustibles

La conexión de datos más avanzada es, además, bastante potente como para cargar un portátil con una batería externa

08.04.2018 | 01:47
Ordenadores incombustibles

Corría el verano de 2014 cuando la organización que se encarga de establecer los estándares y especificaciones de los protocolos USB anunció uno nuevo denominado USB-C o USB 3.1. Entre sus bondades nos encontrábamos con una mayor tasa de transferencia de datos, un conector reversible mucho más pequeño con bordes redondeados, y sobre todo una mayor potencia eléctrica. En marzo de 2015, menos de un año después, salía al mercado el primer ordenador portátil con esta tecnología: el MacBook de Apple.

En un principio las miradas se centraron en la extraordinaria velocidad de esta nueva conexión, pero el paso del tiempo nos ha llevado a descubrir que un puerto USB-C es algo más que velocidad. Supone más vida útil para un ordenador, más tiempo de uso de su batería.

Hasta ahora la carga de un portátil convencional se hacía a través de un conector al que se le enchufaba un cargador. Por otro lado nos encontrábamos los puertos USB para conectar discos duros; HDMI, VGA, DVI o DisplayPort para las pantallas externas; Thunderbolt para discos y pantallas... Pero la carga eléctrica siempre requería de un conector que solía ser diferente en cada ordenador y fabricante.

La conexión USB-C permite de forma universal que a un ordenador se le pueda conectar un disco duro, un pendrive, un monitor, una impresora, un lector de tarjetas de memoria... Y todo a la misma conexión. Pero es que además, esa misma conexión sirve para cargar el ordenador. Y el móvil. Y el tablet.

Esto se ha conseguido gracias a que la conexión USB-C soporta hasta 5 amperios a 20V, lo que supone poder cargar hasta 100W de potencia. Así, por ejemplo, el MacBook Pro que nos ha servido de prueba viene con un cargador de 87W. Y eso es mucho vatio. Para que se haga una idea, el cargador al que enchufa su móvil cada noche es de entre 2 y 5W.

Potencia a la carrera

Si toda esa potencia eléctrica se podía transmitir a través de un cable de datos, y no uno eléctrico, era cuestión de tiempo que al mercado salieran baterías externas para cargar estos nuevos portátiles. Y así ha sido.

Ya hay muchas baterías externas USB-C capaces de cargar los cada vez más numerosos móviles que tienen esta conexión, pero pocas tienen potencia suficiente como para cargar un ordenador profesional como este de Apple. Y aunque la carga es lenta, el ordenador funciona durante mucho más tiempo.

La Powerstation USB-C XXL de Mophie (1) -150 ?- tiene una capacidad de 19.500 mAh y una potencia de 30W. Recubierta de tela, su construcción es robusta y permite alargar el uso del ordenador hasta cuatro horas, dependiendo del trabajo que se esté realizando. También tiene un puerto USB convencional con el que cargar cualquier dispositivo móvil.

La Spectre USB-C Power Pack de HP (2) -180 ?- tiene un poco más de capacidad -20.100 mAh- que la anterior, y un puerto USB-C más en el lateral. En este caso estamos ante la nueva línea de accesorios de lujo de HP, algo que se nota en el cable de tela y la funda de neopreno que incluye.

Y ahora ya puede dejar de frotarse los ojos. Efectivamente, hay ordenadores que se cargan con una batería externa. Aunque no con cualquiera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas