06 de abril de 2018
06.04.2018

28.000 euros tras dejar su coche 9 años en un aparcamiento

Un juez obliga a la propietaria a pagar el estacionamiento tras abandonar su vehículo

06.04.2018 | 11:45
Aparcamiento.

La deuda era más alta que el valor del coche. Un Volvo v40 azul oscuro ha sido finalmente retirado del parking de plaza Patines de Palma después de que su propietaria debiera más de 30.000 euros al aparcamiento, que es una concesión privada.

Un servicio de grúa contratado por los dueños de la concesionaria se llevó el vehículo a un desguace. Los responsables del parking se adjudicaron el Volvo V40 y aún así la titular del coche, Inmaculada M., sigue debiendo mucho dinero. El valor actual del coche es inferior a la cantidad adeudada.

El coche llevaba desde el 24 de marzo de 2009 estacionado justo al bajar la rampa del parking de la plaza Bisbe Berenguer de Palou de Palma. El verano pasado seguía allí, sucio, lleno de polvo, abandonado, con las ruedas deshinchadas. La propietaria del automóvil fue denunciada por los dueños del aparcamiento en 2012. Reclamaban la cantidad adeudada que entonces ascendía a 21.625 euros. La mujer no se presentó al juicio, celebrado el 19 de diciembre de ese año, en el juzgado de Primera Instancia número 9 de Palma. Solo compareció el abogado del demandante.

Ausente

La conductora del Volvo V40, Inmaculada M., tampoco respondió en el plazo que le concedieron y la declararon en rebeldía. Algunas fuentes han indicado que la mujer ha trabajado en un centro hospitalario y que tiene embargado su domicilio.

Cuando la mujer fue demandada, la deuda acumulada fue incrementando la cantidad inicial. Y de eso ya han transcurrido seis años. El día del juicio debía 27.995. Cada minuto que pasaba la deuda crecía. La sentencia salió publicada el 5 de febrero de 2013. Inmaculada M. fue condenada a pagar 27.9995'70 euros a los propietarios del aparcamiento de plaza Patines.

Ha habido algunos casos de coches abandonados en aparcamientos. El dueño de un vehículo estacionado en un parking de Palma murió. Nadie reclamó el coche. Estuvo años allí hasta que los propietarios del parking localizaron a los herederos del fallecido.

Los familiares llegaron a un acuerdo con los responsables del aparcamiento y abonaron una parte de la deuda para retirar el vehículo. Fueron varios miles de euros.

Desguace

El Volvo V40 azul oscuro de Inmaculada M., con matrícula IB 1388 CT, ya es historia. La mujer, después de no comparecer en el juicio, fue declarada en rebeldía. El coche ha sido despiezado. Ya no existe y ella sigue debiendo el dinero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook