04 de abril de 2018
04.04.2018

Piden 12 años de cárcel a un padre en Gran Canaria por abusos sexuales a su hija

Los forenses determinan que se encontraron células del padre en la vagina de la menor

04.04.2018 | 15:24
Tribunal, presidido por Pedro Herrera, durante el juicio de hoy por abusos.

La Fiscalía pide 12 años de prisión a un vecino de Las Palmas de Gran Canaria por abusar sexualmente de su hija menor de edad hace ahora un año. El juicio se ha celebrado esta mañana en la Ciudad de la Justicia, en el Juzgado de Instrucción nº 1 ante la presencia del Tribunal. Ante el relato de los hechos, el acusado, quien responde a las iniciales J. A. F., reconoció parte de los hechos descritos. Estos sucedieron en el domicilio familiar el 28 de febrero de 2017, cuando la hija de este tenía 15 años. El presunto agresor reconoce que la tocó con unos dedos en el cuarto de la menor, tras verla "en tanga por toda la casa".

En el relato de la joven, en su declaración en los juzgados cuando interpuso la denuncia, ella asegura que todo comenzó en la cocina del domicilio. Ellos estaban solos, en ese momento el llegó desde el salón y empezó a tocarla, "a besarla en la boca, introduciéndole la lengua, quedándose sorprendida y paralizada", matizó el fiscal. A continuación se trasladaron al cuarto de ella. Allí le quitó el pijama, las bragas y le introdujo los dedos en el interior de la vagina, para posteriormente introducirle el pene.

El acusado aseguró en el juicio que "solo es cierta una parte" de los hechos. Según el presunto agresor, este solo le tocó con los dedos índice y corazón la parte superficial de la vagina. Posteriormente, reconoció que le introdujo parte del pene, sin llegar a consumar del todo. "Solo fue la punta, casi no tengo erección, no podía", señaló al fiscal. El padre de la víctima afirma que tiene problemas para mantener una erección desde hace un tiempo y que por eso no podría haber finalizado el acto.

La hija, "paralizada", tras lo ocurrido, decidió contarle todo a un amigo vía whatsapp. Este informó a la madre. "Tu marido ha violado a tu hija", fueron las palabras textuales que le relató el joven a la progenitora de la víctima, según testificó ella misma esta mañana. Al llegar a su casa fue a preguntarle a su hija, quien le relató los hechos descritos. El padre, quien se encontraba en la vivienda, negó tal suceso.

Restos biológicos de varón

Por su parte, el perito José Testano, aseguró que se encontraron restos biológicos del acusado en el interior de la vagina de la víctima. En las muestras que se recogieron en la mucosa bucal y vaginal de la joven se encontró perfil genético de varón, el cual tendría que ser "necesariamente de un familiar de la víctima".

En esta misma línea se manifestaron los médicos forenses que atendieron a la afectada en el Hospital Materno Infantil al día siguiente de los hechos. La perito Idaira Batista hizo una corrección en su informe y expuso que no se encontró semen, pero si células epiteriales del padre, tanto en el interior como en el exterior de la vagina. "Dichas muestras concuerdan con lo dicho por la víctima, pues esta asegura que escuchó cómo se corría el agresor en el salón a solas", matizó Batista.

El caso queda visto para sentencia. El fiscal, César Casorra, mantiene la pena de 12 años de cárcel y una inhabilitación absoluta durante ese tiempo, diez años de libertad vigilada, que consiste en la prohibición de aproximación a menos de 300 metros de su hija. Además, el acusado tendría que abonar 30.000 euros en concepto de indemnización por los daños morales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook