30 de enero de 2018
30.01.2018

Los niños a clase y los diputados en casa

Las redes sociales se llenan de críticas por la cancelación del pleno del Parlamento

30.01.2018 | 01:46
Los niños a clase y los diputados en casa

No se sabe a ciencia cierta si algún diputado se enconmendó ayer a la Virgen de la Cueva, la de "¡Que llueva, que llueva..!",o a la bruja Lola para pedir que se suspendiera algún vuelo, clase escolar o algo por el estilo, pero seguro que a más de uno se le pasó por la cabeza tras ver la rociada de críticas que le cayó a sus señorías cuando el Parlamento anunció a primera hora de la mañana que cancelaba el pleno, que tenía previsto celebrar durante la jornada, debido a la situación de alerta por tormenta. Esta declaración unilateral de anular la sesión plenaria por el mal tiempo, mientras los niños sí asistían con normalidad al colegio -pues no se suspendieron las clases- y el resto de los mortales que vive en Canarias, y con suerte no está en paro, acudía a sus respectivos empleos desató la indignación popular en las redes sociales.

Sus señorías recibieron un aluvión de calificativos no precisamente alabando su afán por cumplir con las labores parlamentarias: "Gandules, haraganes, caraduras, poca vegüenza o cobardes" fue el denominador común de los comentarios. "Los niños en el colegio y sus señorías en pijama calentitos en casa", espetaban algunos internautas. "¿Las aerolíneas y navieras que operan entre las islas han suspendido los vuelos y salidas marítimas? Lo digo por el resto de canarios que sí se "arriesgarán" a intentar coger esos vuelos o barcos. ¿Podemos dejar de ir el resto de trabajadores al trabajo por la alerta?", cuestionaban otros usuarios de las redes en respuesta al propio tuit que colgó el Parlamento en su cuenta anunciando que suspendía el pleno.

Las compañías aéreas y marítimas operaron con normalidad ayer. El domingo Binter canceló las conexiones con La Gomera pero ayer estaban restablecidas. Por tanto, durante la mañana no se anularon vuelos ni trayectos marítimos de Fred Olsen o Armas y aunque es cierto que cayó lluvia, granizo y nieve, lo hizo a ratos, y también lució el sol. Es verdad que "se suspendieron las actividades extraescolares" y puede ser que hubiera "un tornado en Los Sauces", como argumentaron alguno de los diputados consultados para justificar su especie de juyona, campana o pella laboral, pero la realidad es que mientras ellos tomaban precauciones por la alerta de mal tiempo, los pequeños iban la escuela, los jovenes a los institutos y a la Universidad y los que tienen empleo, a trabajar. En realidad sí se canceló algo: la primera fase del consurso de murgas del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, pero huelga decir que el escenario es al aire libre, y el Parlamento tiene "techo", como les recordaron algunos de los tuit a los diputados.

"Pues me he pasado hace un ratito por el Parlamento y estaban todos los trabajadores en sus puestos, y todo funcionando muy normal, el edificio seguía en pie, y como la gente estaba dentro ni se mojaba. ¿Buscando excusas pa escaquearse, eh? ¿Y sin un fisco de vergüenza ?", criticaba una joven en otro comentario.

Justificación

La presidenta del Parlamento, Carolina Darias, explicó tras constatar la polémica que se había generado en las redes sociales que al ver la alerta por tomenta contactó en la noche del domingo con los distintos portavoces de los grupos parlamentarios, que tienen un whatsApp, para exponerles la situación y decidir si era conveniente o no suspender el pleno. Optaron por esperar a que amaneciera por si cambiaba la alerta. A las seis de la mañana de ayer, al corroborar que aun persistía, y como "tres cuartas partes" de los diputados tienen que desplazarse por aire o por mar para llegar a la sede de la Cámara, en Santa Cruz de Tenerife, tomaron la decisión entre "todos" los portavoces de cancelar la sesión por si no podían salir los aviones o barcos, expuso Darias.

Esta sesión era extraordinaria, ya que el mes de enero es inhábil en el Parlamento, y solo se habilita para asuntos puntuales. Se iba a votar a las dos personas propuestas por el PSOE y CC, Carmen Zamora y Marta Cantero, respectivamente, para cubrir las vacantes del Consejo Rector de Radiotelevisión Canaria (RTVC). Se requerían los votos de 36 diputados, los tres quintos de la Cámara, justo los escaños que suman CC, ASG y el PSOE, que apoyan estos nombramientos, con lo que si uno solo fallaba en este pleno la propuesta no saldría adelante. También se tomaba en consideración la reforma de la Ley de Servicios Sociales y el proyecto de la nueva ley de memoria histórica.

Pese a que se suspendió el pleno sí se celebró la Mesa y la Junta de Portavoces a la hora que estaban previstas ambas reuniones, sobre las diez de la mañana, por videoconferencia. Carolina Darias las presidió desde la sede de la Presiencia del Gobierno en la capital grancanaria, donde también se hallaban Australia Navarro, portavoz del PP, y David de la Hoz, vicepresidente primero del Parlamento, los tres residentes en Gran Canaria. José Miguel Ruano, portavoz de CC, que vive en Tenerife, Román Rodriguez ( NC) y Noemí Santana (Podemos), ambos de Gran Canaria, se encontraban en el Parlamento. Dolores Corujo (PSOE ) se conectó desde Lanzarote, Mario Cabrera (CC), secretario de la Mesa, desde Fuerteventura, y Casimiro Curbelo (ASG), desde La Gomera. Decidieron trasladar estos tres asuntos al primer pleno ordinario del año, que se celebrará el próximo 6 de frebrero.

Noemí Santana viajó a Tenerife en el vuelo de las nueve, como tenía previsto, porque aparte de la Junta de Portavoces había una reunión de su grupo, explicó, aunque aceptó como el resto de portavoces la suspensión del pleno. Román Rodríguez también se había desplazado a esta isla. Muchos tuit preguntaban si cobrarían dietas igualmente. Por el pleno no, porque no se celebró y es por asistencia; por la Junta de Portavoces se supone que solo los que estaban en la sede del Parlamento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook