18 de enero de 2018
18.01.2018

Casi el 10% de los pacientes sufre algún daño derivado de la atención sanitaria

La mayoría de los problemas obedecen a errores o negligencias, así como de las consecuencias de la realización de pruebas diagnósticas

18.01.2018 | 02:46

La Organización Médica Colegial (OMC) y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas) alertan de que hasta el 10% de los pacientes que sufren algún tipo de efecto adverso cuando son atendidos en hospitales o centros de salud españoles, que en la mitad de ocasiones podrían evitarse ya que son fruto de errores, negligencias o de la práctica de una medicina defensiva que "también tiene sus riesgos".

"La gente debe ser consciente de que entrar en un hospital es un peligro", defendió la presidenta saliente de Sespas, Beatriz González, durante la presentación de un documento elaborado por ambas entidades para analizar y controlar la iatrogenia. Este concepto incluye cualquier daño provocado a los pacientes como consecuencia de la intención de diagnosticar, prevenir, tratar y aliviar, incluyendo el ocasionado por un intervencionismo excesivo, sin que ello prejuzgue la existencia de un error o negligencia.

Y aunque no hay muchos datos al respecto, se estima que en España un 9,3% de los pacientes atendidos en un hospital sufren un daño de este tipo, mientras que la cifra se eleva al 11,2% entre los que son atendidos en Atención Primaria, o hasta un 40% entre los ingresados en unidades de cuidados intensivos (UCI).

Presiones

Este daño puede venir derivado de los riesgos de cualquier intervención sanitaria, ya que "no es posible garantizar su absoluta inocuidad", reconoció el presidente de la OMC, Serafín Romero, que sin embargo criticó las "presiones" a las que se ven sometidos en su práctica asistencial.

Por un lado, citó la medicina defensiva que lleva a muchos profesionales a pedir pruebas y realizar procedimientos innecesarios porque "es muy difícil decirle a los pacientes que no se preocupen porque no tienen nada".

"Ahora es impensable que el médico no le dé nada a sus pacientes. Si no lo hacemos parecemos inútiles, o lleva al paciente a pensar que no le damos importancia. Pero el 'cuanto más mejor' no es bueno para la salud", añadió Andreu Segura, del grupo de trabajo de Sespas que ha participado en este informe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook