25 de mayo de 2012
25.05.2012
En La Palma

Culpable de asesinato el vecino que degolló a su amigo

La Fiscalía sube su petición de condena para el reo y solicita que se le impongan 22 años de cárcel

25.05.2012 | 03:46
Culpable de asesinato el vecino que degolló a su amigo

Culpable de asesinato. Este es el veredicto que emitió ayer por la tarde el jurado popular en el juicio por la muerte de Antonio Ernesto G.P. que murió apuñalado por Luis Miguel Concepción L el 14 de febrero de 2010 en el municipio palmero de Los Llanos de Aridane.
Sentado en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, Luis Miguel Concepción L. escuchó sin inmutarse a la portavoz del tribunal popular que leía el acta que recogía la decisión unánime de los miembros del jurado.
Una vez escuchados los fundamentos validados del objeto del veredicto, la fiscal modificó su petición de penas contra el procesado y de los 18 años de prisión, además de los 120.000 euros de indemnización que solicitaba, pidió elevar la condena de privación de libertad hasta los 22 años y que abone una indemnización de 150.000 a los herederos de Antonio Ernesto G.P.. La acusación mantuvo la pena que pedía inicialmente: 22 años y 230.000 euros de indemnización.
La defensa, que pedía que se tuviera en consideración la eximente de legítima defensa, al escuchar el veredicto de culpable de asesinato solicitó al magistrado que, en todo caso, su patrocinado fuera condenado a las penas mínimas por tal delito, esto es 18 años de privación de libertad, así como la cuantía mínima de indemnización que había establecido el Ministerio Público al inicia de la vista oral y que era de 120.000 euros para los familiares de la víctima.
Los miembros del jurado consideraron que se había probado durante el juicio que el ADN del acusado se encontró en la sala de la casa donde se produjo la muerte de Antonio Ernesto G.P.; que se hallaron rastros biológicos del reo en el dormitorio de la víctima, armario y tocador. Además, encontraron probado que el acusado "atacó por traición y con la intención de matar" a Antonio Ernesto G.P., con un cuchillo. Con ese arma le dio un tajo en el cuello de 17 centímetros de longitud y con tal profundidad que le sección la yugular y la aorta; que siguió apuñalándolo en diferentes partes del cuerpo que le causaron un sufrimiento añadido hasta que murió en pocos minutos desangrado por las heridas que le afectaron el cuello, pulmón, diafragma y lóbulo hepático.
Los miembros del jurado consideraron que las tesis mantenidas por el acusado no se sostenían y que no hubo una pelea entre el procesado y la víctima. Ni que Antonio Ernesto empuñara un cuchillo y ambos forcejearan en el suelo hasta que Luis Miguel se lo arrebató y se lo clavó.
Tampoco creyeron la versión de que las leves lesiones que tenía en las manos el procesado cuando fue detenido, fueran fruto de la pelea de ambos por hacerse con el cuchillo, sino que €como explicaron los forenses el pasado miércoles€ las heridas se las pudo producir él mismo por la fuerza con la que acuchilló a la víctima desde la espalda.
El jurado rechazó también que el acusado se beneficiara de la reducción de condena o de indulto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine