02 de mayo de 2012
02.05.2012

Wert: "El ahorro en educación no es un capricho, es por supervivencia"

El ministro asegura que "aquí estamos hablando de lo urgente, no de lo importante" y carga contra la cultura del "gratis total" en el sistema escolar

02.05.2012 | 04:00

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, asegura que el ahorro en educación y sanidad no es "un capricho" que el Gobierno quiera imponer a las comunidades autónomas, sino una cuestión "de supervivencia" de los pilares centrales del estado del bienestar.
"Aquí estamos hablando de lo urgente, no de lo importante», según José Ignacio Wert, quien diferencia entre la apremiante necesidad de ahorrar y la reforma académica que prepara el Gobierno estatal para combatir el fracaso y el abandono escolares.
En una entrevista con la Agencia Efe, el ministro de Educación precisa que el paquete de medidas aprobado por el Gobierno persigue una mayor eficiencia del gasto autonómico, pero reconoce que esas medidas "no son la reforma educativa" ni van a contribuir a superar los problemas de la educación.
Wert asegura que es "imposible" que las comunidades cumplan el objetivo obligatorio de déficit si no ajustan el gasto en sanidad y educación, que suponen el 70% de sus presupuestos, pero está convencido de que estos ajustes no van a repercutir sobre la cobertura ni la calidad de los servicios.
Los principales problemas de la educación, como el fracaso escolar, se afrontarán en la reforma de la Ley Orgánica de la Educación (LOE), que comenzará a tramitarse después del verano.
El titular de Educación mantiene que una buena parte de las medidas de contención del gasto sería "razonable" adoptarlas incluso al margen del objetivo de consolidación fiscal, y apunta en ese sentido a las relacionadas con la educación universitaria y la secundaria postobligatoria.
El ministro cree que durante los últimos años se ha extendido una cultura educativa del "gratis total" que va "mucho más allá" de la enseñanza obligatoria y gratuita (de seis a 16 años).
José Ignacio Wert defiende además la importancia de que todas las comunidades compartan una "filosofía común" de cómo financiar etapas educativas que no son ni obligatorias ni gratuitas, como la universidad, y advierte por ejemplo de que las diferencias abultadas de tasas universitarias podrían provocar una "avalancha" de estudiantes hacia las que las tienen más bajas.
"Queremos que las comunidades dispongan de un margen para poder ajustar su política educativa a las exigencias de consolidación fiscal. No podemos crear sistemas cada vez más desiguales", manifiesta el ministro de Educación al ser preguntado por el incremento de las tasas universitarias desde el próximo curso, que cubrirán entre el 15 y el 25% del coste efectivo de los estudios.
Según Wert, se establece un sistema "flexible", de horquillas, para permitir que las comunidades autónomas que están más cerca de cumplir el objetivo de déficit puedan subir menos las tasas que las que se encuentran más lejos del objetivo.
La subida de las matrículas en las universidades públicas supondrá, detalla el titular de Educación, un incremento medio de 540 euros al año (45 euros mensuales). No duda Wert de que esta cantidad puede causar dificultades económicas en algunas familias, por lo que el Ministerio negocia con el ICO la concesión de préstamos para alumnos que no estén exentos de pagar las tasas por razones de renta.
Becas
El titular de Educación insiste en que no se van a revisar los umbrales económicos para acceder a las becas, de forma que más del 20% de los alumnos seguirán exentos del pago de matrícula.
El ministro relaciona las tasas universitarias con la necesidad de reducir el gasto de las comunidades en las universidades, pero también con una reflexión sobre cómo se financia la educación superior pública. "Sin un esquema claro, viable y sostenible de financiación, nunca vamos a tener una universidad con capacidad de competir internacionalmente".
Preguntado por las anunciadas movilizaciones estudiantiles, Wert recuerda el caso británico, cuando llegó el Gobierno de David Cameron y situó las tasas universitarias en 9.000 libras (10.500 euros), lo que "incendió" las calles. "Hoy, todas las universidades (británicas) están funcionando; no se ha reducido la población universitaria, y la mayor parte de ellas se encuentra en equilibrio económico y el gasto público en esa materia se ha reducido drásticamente", señala.
Aparte de los requisitos económicos, los alumnos de las universidades tendrán que obtener más de un aprobado justo desde la próxima selectividad para tener beca (entre un 5,5 y un 6) y, para su renovación, superar cada curso el 85% de los créditos (ahora es el 80) de la mayoría de las carreras o el 65% en la ingenierías y arquitectura (ahora es el 60).
Wert argumenta que el 40% de los becarios que ingresan en la universidad con una nota inferior al 5,5 dejan la carrera el primer año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine