07 de noviembre de 2011
07.11.2011

¿Cuánto es 35.365 entre 23?

Mario Ramos, profesor de Icod de los Vinos, es el autor de una de las páginas web de matemáticas más visitadas

07.11.2011 | 17:34
Mario Ramos Rodríguez.

Sin calculadora ni mapas ni diccionarios: ¿Cuál es el cociente de 35.365 entre 23? ¿Y el resultado de 9 por 8? ¿Qué número es 125 unidades mayor que 428? ¿Cuál es el valor del 5 en 65.329?

Si las respuestas a estas cinco preguntas han sido rápidas y certeras, enhorabuena. Si no ha sido así, Mario Ramos Rodríguez, profesor de Icod de los Vinos, ha creado una de las páginas web más admiradas por los que tienen alergia a los números.

La página, gratuita, sin ánimo de lucro y con una alta dosis didáctica, tiene la habilidad de hacer que las matemáticas enganchen de una vez por todas. De hecho, el Gobierno de Canarias la incluyó en su sitio web en el año 2001 y, desde entonces, ha recibido más de 8 millones de visitas.

Aunque para Ramos se trata sólo de un hobby, para miles de personas de todo el mundo significa mucho más. Los mensajes de agradecimiento que recibe a diario son una prueba de ello. Niños y padres de España, Estados Unidos, Subamérica y otros rincones del planeta son fieles seguidores.

Este maestro de vocación, que ahora es director del Centro de Profesores de Icod de los Vinos, comenzó con su afición hace diez años y sólo con las tablas de multiplicar. Se le ocurrió cuando tuvo la absoluta certeza de que no había manera, ni por activa ni por pasiva, de que sus alumnos se aprendieran las tablas.

Hincar los codos delante de un libro y repetir una y otra vez 9 por 1 es 9, 9 por 2 es 18... puede resultar tedioso y desmotivador. Por el contrario, sentarse delante de la pantalla del ordenador y poder interactuar con las tablas de multiplicar, es otra cosa. Así, hasta se aprende casi sin quererlo.

Con el paso del tiempo, Mario Ramos fue perfeccionando la página y ampliándola hasta que en ella cupo de todo: sumas, restas, divisiones, fracciones, cálculo mental, los números decimales, algoritmos, raíces cuadradas y un sinfín de problemas matemáticos.

Entre esos problemas destacan los relativos al tranvía de Tenerife, en cuya pantalla también se puede interactuar mientras el alumno calcula cuántos viajes se pueden hacer desde la Universidad de La Laguna hasta Santa Cruz con un bono de 12 euros.

Ramos aprovecha sus vacaciones para trabajar en su página web y mejorarla hasta el punto de haber dado paso a otras disciplinas, más allá de las matemáticas. Así, en su pantalla de inicio ha añadido apartados de cultura general: conocimiento del medio, comprensión lectora, dictados y hasta un pasapalabra con canarismos. Por ejemplo, ¿Cómo se llama en Canarias a apresurarse y enfurecerse? ¿Engaliarse, enfolinarse o enfonarse?

Las nuevas tecnologías al servicio de la docencia y del alumnado es algo que él lleva explotando desde los años 80, cuando comenzó a programar operaciones sencillas con su primer ordenador, un Sinclaire QL. Entonces se dedicaba a diseñar ejercicios básicos, como transformar medidas.

Sin embargo, su mundo cambió cuando a finales de los 90 llegó la tecnología flash y permitió agregar elementos multimedia a las web y crear nuevos contenidos audiovisuales en internet. Desde ese instante, Mario Ramos se puso manos a la obra para hacer realidad una idea que le rondaba desde hacía tiempo: facilitar el aprendizaje de las matemáticas a los jóvenes.

Sin embargo, advierte de que, aunque su página web es una herramienta que ayuda mucho a los alumnos, éstos no deben conformarse, sino que tienen que seguir ampliando conocimientos a través de la investigación. Sin interés, no hay páginas web que valgan. Al final, todo depende de lo que uno ponga de su parte.

A pesar del éxito de su página web (cuya dirección es complicada: http://www2.gobiernodecanarias.org/educacion/17/WebC/eltanque/ ), Mario Ramos no se plantea comercializarla ni sacar beneficios económicos. Además, tampoco quiere dedicarse a otra cosa que no sea la docencia en Icod de los Vinos. De hecho, rechazó una oferta de trabajo de la editorial argentina Episte como creador de programas educativos. "Dije que no. Yo soy feliz en mi reducto de la Isla Baja. No quiero cambiar de vida", afirma.

Desde hace tiempo, la página web de Ramos recibe una media de 60.000 visitas semanales, una cifra que no desciende mucho ni siquiera en verano, cuando los colegios cierran. Según su autor, son muchos los centros escolares de todo el mundo que la utilizan como herramienta de estudio y la recomiendan a sus estudiantes. Desde Asturias, por ejemplo, el centro Asturamérica la considera "útil, divertida y bien hecha. Gusta mucho a nuestro alumnado".

Está claro que las nuevas tecnologías motivan en los estudios. El director del Centro de Profesores de Icod de los Vinos lo ratifica: "Los niños que trabajan con Internet tienen mejores resultados en las aulas". Con esta certeza por delante, Mario Ramos va perfeccionando su página web poco a poco e integrando ideas que le proponen otros compañeros de profesión.

Una de ellas, del centro Baldomero Bethencourt Francés, se centra en los dictados. Son los propios niños los que leen los dictados y, una vez grabados, se cuelgan en internet para que los demás practiquen. Además, también se utiliza el lenguaje de signos para los alumnos con problemas auditivos. Es el gran adelanto de la educación, un avance al que Mario Ramos se subió hace años y que recomienda a todos los profesores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook