04 de noviembre de 2010
04.11.2010
medio ambiente

Canarias pierde sus alas

En las Islas crece el número de especies de mariposas y, pese a que baja la población, sólo una está en peligro de extinción

02.11.2010 | 18:46
Una de las mariposas canarias

Las más conocidas son las monarcas, pero el mundo de las mariposas (en Biología reciben el nombre de lepidópteros) es tan inmenso que sólo en Canarias se han catalogado un total de 37 especies diurnas, de las que trece son endémicas de las Islas. Esto quiere decir que aproximadamente un 35% de ellas sólo se encuentran en los parajes del Archipiélago y hace que Canarias destaque como la zona de la Macaronesia con mayor número de lepidópteros diurnos. Es toda una riqueza biológica que precisa de cierto ordenamiento para su conservación aunque, según mantiene el doctor en Biología, José Bacallado, "es inevitable que la evolución del hombre reduzca las poblaciones de los lepidópteros".

De hecho, los asentamientos humanos son el principal peligro para la conservación de los lepidópteros que han ido padeciendo una reducción paulatina durante los últimos años pero que de momento no es preocupante. Sólo una de estas mariposas, la denominada Pieris cheranthi, está incluida en nuevo catálogo de especies protegidas de Canarias, en la categoría de en peligro de extinción.

"La regresión de esta especie, endémica de Canarias, se debe casi total seguridad, a parasitoides introducidos que controlan sus poblaciones y que puede llevarlo a la extinción", asegura el también presidente de la Asociación de Amigos del Museo de Ciencias Naturales, quien añade que las dos subespecies de Pieris cheranthi se ubican en Tenerife y La Palma y que llegaron probablemente introducidas a través de una planta nutricia.

Sin peligro

El doctor en Biología explica que, aunque pueda parecer negativo que no se hayan incluido en el catálogo de especies protegidas del Archipiélago, "lo cierto es que la mayoría no lo necesitan, porque aunque sus poblaciones estén en regresión, en realidad de momento no peligra su permanencia en la biodiversidad de las Islas".

Pero no hay que despistarse porque, aunque desde hace unas siete u ocho décadas no ha desaparecido ninguna especie de lepidópteros en Canarias, lo cierto es que la acción del hombre ha provocado la disminución de población. José Bacallado explica que "antes no se controlaba y era frecuente ver a coleccionistas que recogían ejemplares para sí mismos, para museos o para venderlos" y recuerda que "hace años yo mismo vi gente que podía capturar 50 mariposas en un día, pero ahora afortunadamente Medio Ambiente ha puesto en marcha mecanismos para controlar todo eso".

"Es un patrimonio biológico del que tenemos que estar orgullosos, sobre todo porque no sabemos qué función puede tener en un futuro, para investigaciones científicas o médicas por ejemplo", asegura este doctor en Biología.

Lo curioso es que las propias características del Archipiélago, especialmente la laurisilva y otras zonas de monteverde, han hecho que decrezca el número de mariposas pero que aumente la cifra de especies de lepidópteros.

La explicación está, según comenta José Bacallado, en la evolución insular: "cada especie se ha ido adaptando a su propio entorno insular y así es frecuente ver subespecies de un mismo lepidóptero". Dentro de este grupo, el doctor en Biología cita las mariposas conocidas como limoneras canarias, que habitan en las zonas de laurisilva, falla y brezo de Tenerife, Gran Canaria, La Gomera y La Palma.

Bacallado explica que de la familia de las Gonepterix, "estas mariposas viven en poblaciones aisladas que se han ido diferenciando entre sí, especialmente en su morfología" y señala que "aunque habría que hacer un estudio riguroso y serio de sus características, si se diferencian sobre todo en su aparato genital, habrá que tenerlo en cuenta porque no podrán cruzarse".

El biólogo destaca otros tipos de lepidópteros ubicados en Canarias e informa de que "muchos de ellos llegaron introducidos a través del enorme trasiego comercial". De ellas, Bacallado menciona la especie conocida como taladro de los geranios, especie que originaria de África. Con el nombre científico de Cacyreus marshalli "esta mariposa ha aumentado la biodiversidad de los lepidópteros canarios, pero a costa de atacar los geranios de manera brutal".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook