08 de septiembre de 2010
08.09.2010
Canarias

Los tiburones y rayas, un recurso desprotegido

Un estudio revela el potencial económico del turismo de observación de escualos

08.09.2010 | 20:54

El turismo especializado en el buceo de observación de tiburones y rayas se revela como una nueva y lucrativa fuente de ingresos para Canarias. Un estudio elaborado por la Universidad de La Laguna (ULL) y NEF (New Economics Foundation) indica que este tipo de turismo puede generar hasta 17,7 millones de euros al año. No obstante, el informe también advierte de la necesidad de poner en marcha mejores medidas de protección de estas especies de escualos, gravemente amenazadas por la pesca y la contaminación.

Las conclusiones del estudio revelan que este tipo de alternativa turística significa mantener unos 429 puestos de trabajo. De hecho, un tercio de los recursos que genera el turismo de buceo en las aguas canarias se debe a la regular presencia de estos animales.

Los coordinadores del estudio, la doctora en Antropología Social de la ULL, Raquel de la Cruz, y el biólogo y portavoz de Shark Alliance, Álex Bartolí, explicaron que es el momento idóneo para recordar a las instituciones la importantes posibilidades de explotación turística que existen con esta alternativa, pero recuerdan el valor de su conservación.

Canarias es el lugar más cercano a Europa que cuenta con las mejores condiciones para practicar buceo durante todo el año. Su inmensa riqueza paisajística se ve reflejada en cada uno de los fondos marinos compuestos por una flora y fauna de valor incalculable. En el caso de los tiburones y rayas, en las Islas hay una importante variedad que alcanza hasta las 85 especies, 20 de las cuales son especies con las que se puede bucear.

De la Cruz aclaró que en las Islas existen importantes zonas para poder observar estas especies. "Hay importantes zonas en todas las islas para observar a los tiburones y a las rayas. Las especies más comunes que se pueden contemplar son el chucho negro, el angelote o la mantelina", explicó.

El turismo basado en la observación de la naturaleza y la fauna salvaje es un sector que está en crecimiento que "si se gestionara correctamente tendría un potencial económico significativo", indicó la investigadora de la ULL.

Además de las medidas de protección tanto a nivel local como nacional que son necesarias para conservar estas especies de tiburones y rayas canarios, el portavoz del grupo Shark Alliance igualmente reclamó la necesidad de incorporar al Catálogo Nacional de Especies Amenazadas los tiburones y rayas existentes en España. "Con el sistema que tenemos ahora no se puede ni proteger conservar estas especies", aclaró Álex Bartolí.

El estudio elaborado por la ULL conjuntamente con la empresa británica NEF, reclama el establecimiento de medidas de protección espacial adicionales, una mejor gestión de las actividades accesorias que se pudieran desarrollar sobre el recurso y un plan integral de conservación y ordenación de los tiburones y rayas.

Esta alternativa aporta fuentes de beneficio económico sostenible. "Un tiburón muerto proporciona un ingreso puntual, mientras que el mismo tiburón vivo puede generar ingresos durante muchos años", recalcó Bartolí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook