26 de julio de 2010
26.07.2010

"Me encanta Tenerife"

Casado y con 46 años, El Houari practica artes marciales e impone mucho respeto

25.07.2010 | 13:53

Hasta el imán de Santa Cruz se vino a Tenerife atraído por el clima de Canarias, aunque se parezca al del sur de Marruecos, de donde es natural. "A mi familia y a mí nos encanta Tenerife, sobre todo la capital y el norte. Estamos muy contentos", admite Hajoub El Houari. De 46 años, casado y con un hijo, pasó apenas un par de semanas en Lanzarote a su llegada al Archipiélago, en 2002, hasta que recibió la llamada de la Comunidad Musulmana de Tenerife. "Necesitábamos un imán, supimos de él, lo llamamos y se vino enseguida", relata el presidente de la Comunidad, Hassan Acheb Benejemi.

Le encanta la comida mediterránea y es muy deportista. Pero lo suyo no es precisamente el fútbol, sino el aikido, un arte marcial de otra cultura que conoció gracias a un amigo íntimo. Pasó por varias universidades, aunque señala la de Fez, en su país, como la más importante en la que estudió. Bajo, delgado, hay que preguntarle mucho para que se suelte, pero termina soltándose y hasta bromeando. "¿Mis datos? Cuanto dinero me da", suelta de repente en medio de una sonrisa que enciende sus ojos grandes y arquea su barba canosa.

Acheb destaca que todos los musulmanes de Tenerife "le tienen un gran respeto". Tampoco es ninguna novedad. Precisamente los imanes están dotados de una especial capacidad para apoyar moralmente a los suyos e infundir una gran confianza. "En el centro de menores de Tabares había peleas permanentes. Los canarios y los extranjeros no se podían ver. Cuando empezó a ir él, se acabaron las peleas e incluso había menores canarios que también acudían a sus reuniones", recuerda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine