07 de julio de 2010
07.07.2010

El guiso de los niños inmigrantes

"Todos los chicos a los que no les gusta el potaje dicen que pasan hambre", replica Inés Rojas a la ONG que cuestiona la situación de los centros de acogida

07.07.2010 | 01:57
La consejera regional Inés Rojas durante una visita a un centro de menores inmigrantes.

La consejera de Bienestar Social, Inés Rojas, arremetió ayer en el Parlamento contra la organización Human Rights Watch (HRW), que en su último informe denuncia que los menores extranjeros tutelados por la Comunidad Autónoma están "en una situación de riesgo que amenaza su bienestar" y alerta de que los centros no cumplen las normas mínimas de acogida del propio Gobierno de Canarias.

"HRW viene dos días y pasa unas horas con los chicos, que les dicen que tienen frío y pasan hambre, porque no les gusta el potaje. Todos los chicos a los que no les gusta el potaje, si se les pregunta, dicen que pasan hambre", afirmó Inés Rojas.

La consejera regional insistió en que el informe "tiene tremendos errores" en sus valoraciones y aconsejó a Human Rights Watch a que "vayan a África y hagan un informe, pues es allí donde se vulneran los derechos de los menores, no en Canarias".

Inés Rojas recordó que en 2007, cuando apenas había tomado posesión del cargo, otro informe de esta organización "decía que había abusos de menores y que lo sabían desde febrero, pero no lo comunicaron hasta junio".

"No sé cómo pudieron dormir tranquilos durante cuatro meses sabiendo que había abusos y no lo denunciaron, esperando para comunicárselo a los medios, que es lo que hacen siempre en vez de denunciar", aseveró la titular de Bienestar Social en Canarias.

Inés Rojas, que afirmó que hay organizaciones que trabajan con menores en Canarias "mejores" que HRW, "sí investigó y lo puso en conocimiento judicial, pero no hubo nada" que justificara el informe.

La diputada socialista Olivia Cedrés achacó a la consejera que no compareciera a petición propia para explicar en el Parlamento un informe que "manifiesta que falta de calefacción, que el frío es penetrante en La Esperanza, que hay incidentes de violencia, que faltan educadores y salas de estudio y que "no existen mecanismos de denuncia ante posibles acosos".

Cedrés, que defendió a HRW recordando que es "una reconocida organización en defensa de los derechos humanos", afirmó que "la duda se ha creado", por lo que aseguró que si el Ejecutivo no actúa, "lo hará la Fiscalía".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine