07 de diciembre de 2009
07.12.2009
Manuel Baro Darias. Médico de Hospiten Rambla 

"Somos pioneros en algunas técnicas de traumatología y cirugía ortopédica"

07.12.2009 | 12:56
El doctor Manuel Baro Darias, jefe del Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica de Hospiten Rambla.

El doctor Manuel Baro Darias es jefe del Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica de Hospiten Rambla, y esboza algunas de las principales actividades de este departamento

Manuel Baro Darias es licenciado y doctorado por la Universidad de La Laguna. Ha sido médico adjunto del Servicio Canario de Salud y profesor de la Escuela Permanente de Artroscopia; máster en Cirugía del Deporte por la Universidad Autónoma de Barcelona y Universidad de Barcelona. En el campo de la investigación ha trabajado en biomateriales, sistemas de liberación controlada, cirugía mínimamente invasiva, cirugía artroscópica y cirugía percutánea del pie, de la que es pionero en Canarias. Tiene publicaciones, ponencias y conferencias.

-Antes de entrar en materia, ¿puede explicar qué es la traumatología y cirugía ortopédica?

-Es la parte de la medicina y la cirugía que se dedica al estudio y tratamiento de las patologías quirúrgicas y ortopédicas del aparato locomotor. Mucha gente asocia traumatología con huesos y hay que concretar que esta especialidad es sólo para los huesos del aparato locomotor.

-¿Qué hacen ustedes en Hospiten?

-Bueno, en Hospiten tratamos todas las patologías de la especialidad, tanto traumatologías, es decir, fracturas, como patología ortopédica, una patología que no es traumática, como lesiones degenerativas o articulares, como artrosis, problemas de columna, roturas ligamentosas, etcétera. También realizamos traumatología infantil. Prácticamente, lo único que no tocamos es la patología tumoral, ya que se requiere de bancos de huesos y dotaciones muy específicas.

-Hospiten siempre se ha caracterizado por la aplicación de los grandes avances científicos o las técnicas más punteras. ¿Qué puede decir de su especialidad?

-Somos pioneros en algunas técnicas. Fuimos los primeros en esta provincia en hacer, por ejemplo, cirugía percutánea del pie. También hemos sido los primeros en utilizar los factores plasmáticos de crecimiento para diferentes patologías. Trabajamos en dos vertientes, una asistencial y otra de investigación en colaboración con la Universidad de La Laguna, en concreto con el Departamento de Ingeniería del Medicamento. Desde hace muchos años participamos en diferentes proyectos de investigación. Con ello se publican artículos en diferentes revistas importantes de ámbito internacional; además da pie a tesis doctorales, y otros trabajos de investigación. Siempre estamos intentando innovar y aplicar las técnicas que entendemos que son factibles de hacer, en beneficio de la población.

-Por ejemplo, ¿hay algún tipo de tratamiento terapéutico que permita que la persona salga como nueva? Discúlpeme la hipérbole.
-Bueno, no hacemos milagros. Hay algunas patologías que hace años tenían tratamiento quirúrgico, y además con resultados no tan buenos como desearíamos, que hoy en día aceptan otros tratamientos, como las infiltraciones intraarticulares de factores plasmáticos, que dan muy buenos resultados.

-¿Qué son las infiltraciones intraarticulares de factores plasmáticos?

-Se hace mediante una inyección dentro de la articulación de factores plasmáticos; es un plasma rico en factores de crecimiento. Son unas proteínas que están dentro de las plaquetas. Consiste en quitar al paciente un poco de sangre, se separan los glóbulos blancos y los rojos, se concentran las plaquetas, se activan para que "suelten" esas proteínas, lo que se recoge en una jeringa y se inyecta al paciente. La técnica es muy segura, ya que no hay posibilidades de transmitir ninguna enfermedad infectocontagiosa; es relativamente barata, porque no necesita grandes artilugios. Es, simplemente, la incomodidad de dos pinchazos, uno para extraer la sangre y otro para inyectar las proteínas. Se le ahorra al paciente muchos días de dolor e incluso intervenciones quirúrgicas.

-Dentro de la amplitud que supone la especialidad de la traumatología, ¿existe la prevención para algunas patologías?

-Sí existe la prevención, sobre todo respecto a los desórdenes intraarticulares. Por ejemplo, mantener una vida sana sin exceso de peso; hacer una actividad deportiva moderada acorde con la edad. Esto es importante, en cada edad hay que adaptar el ejercicio a nuestro organismo que, queramos o no, se nos va agotando. Esta es una forma de prevenir lesiones sobre todo degenerativas. Por otro lado, hay que evitar situaciones grotescas, como la de los deportistas de fines de semana. Un accidente lo podemos tener en cualquier momento, pero unos se pueden evitar y otros no. El ejercicio físico hay que hacerlo de manera progresiva y adaptado a las circunstancias de cada persona. En general, creo que en determinadas patologías sí puede haber un cierto grado de prevención.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook