17 de marzo de 2019
17.03.2019

Sanción por 3 decibelios de más en la fiesta de Fin de Año de la trasera del Auditorio

Urbanismo incoa un expediente sancionador contra la promotora, con una multa de 15.000 euros, a raíz de una denuncia de los vecinos de la zona de Cabo Llanos

17.03.2019 | 01:24
Un concierto en la parte trasera del Auditorio Adán Martín, en Santa Cruz de Tenerife.

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz ha iniciado, a raíz de una denuncia vecinal, un expediente sancionador contra la fiesta de Fin de Año que se celebró en la trasera del Auditorio Adán Martín el pasado 31 de diciembre de 2018, por superar en 3 decibelios el nivel de ruido permitido en la autorización municipal.

La resolución del citado organismo, a la que ha tenido acceso la opinión de tenerife y en la que se propone una multa de 15.000 euros, ha sido enviada en estos días a la empresa promotora del evento, la cual contaba con el permiso correspondiente por parte del Ayuntamiento chicharrero para celebrar la fiesta.

En la autorización de Urbanismo se estableció que esta podía desarrollarse en la plaza de los Alisios, en el horario comprendido entre las 23:30 horas del 31 de diciembre de 2018 y las 7:30 horas del 1 de enero de 2019, con un nivel de emisión máximo de 96 decibelios, siempre y cuando se "adopten medidas a los efectos de minimizar en todo lo posible las emisiones hacia las zonas de viviendas, a la vista que el evento se desarrolla en horario nocturno".

El 28 de enero de este año, se presentó ante la Gerencia Municipal de Urbanismo una denuncia vecinal "por ruidos y molestias procedentes de la fiesta de Fin de Año celebrada en la trasera del Auditorio Adán Martín", debido al "volumen de la música", en la que se manifestó que se habían producido "vibraciones en las viviendas" de la zona.

El pasado 15 de febrero, el Servicio de Disciplina Urbanística recibió los correspondientes informes del Servicio de Control y Gestión Medioambiental que se realizaron con respecto a la celebración de esta fiesta. En estos se indica que el nivel de emisión del evento fue de 99 decibelios entre las 1:51 y las 6:51 horas, cuando se había autorizado 96 decibelios.

Asimismo, se establece en los informes que, "si bien en la documentación previa y certificado técnico se establece una zona de afección para un nivel de 96 decibelios de 318 metros, visto el incumplimiento relativo al nivel de emisión, para el nivel real en la franja horaria estudiada, y para el valor de 99 decibelios, la zona de afección resultante se estima en un radio de 500 metros, por lo que, de inicialmente no verse afectadas edificaciones residenciales de la zona con valores superiores a 45 decibelios, con el nivel medido por los equipos, la nueva zona de afección resultante afectaría a las edificaciones residenciales ubicadas en el barrio de Cabo Llanos y colindantes a las calles Celia Cruz, Adán Martín Menis y Fomento hasta intersección con Álvaro Rodríguez López, y a la avenida Manuel Hermoso Rojas".

También se apunta que el equipo acústico no fue calibrado correctamente, "por lo que este no realizó la función que se pretendía, consistente en limitar el nivel de emisión de la música".

Por lo tanto, y a raíz de estos informes, Urbanismo ha decidido incoar ahora un expediente sancionador al promotor de la citada fiesta, "extensible al técnico competente que emitió la certificación técnica y a las empresas instaladores responsables del control de sonido del evento", por la comisión de una infracción muy grave.

Esta consiste, según se concluye en la resolución de Urbanismo, en "el desarrollo de una actividad sin sujeción a las medidas contenidas en el proyecto autorizado, especialmente las relativas a accesos, salidas de emergencia, extinción de incendios, y cualesquiera otras que tiendan a la seguridad en locales destinados a espectáculos públicos o que comporten un grave deterioro del medio ambiente".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook