12 de febrero de 2019
12.02.2019

El alcalde reclama ayuda humanitaria al Estado para los migrantes que salen del CIE

Bermúdez apunta que el número de personas que duerme en las calles de la ciudad se ha duplicado en los últimos meses

12.02.2019 | 19:13
El CIE de Hoya Fría.

Ayuda humanitaria excepcional para los migrantes que salen del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE). Esto fue lo que reclamó este martes 12 de febrero el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, al Gobierno estatal después de que el número de personas sin hogar se haya duplicado en la ciudad en los últimos meses como consecuencia de la salida de los inmigrantes de esta instalación, tras cumplir con el plazo máximo de internamiento sin que hayan sido repatriados a sus países de origen.

El regidor explicó que desde octubre del año pasado se ha constatado un aumento en el número de personas que duerme en las calles del municipio. Un problema que se ha agudizado debido a la paralización de las relaciones de repatriación que existen entre España y Marruecos, país del que proceden la mayor parte de estas personas. Además, que el CIE de Hoya Fría sea la única instalación de estas características que está actualmente funcionando en el Archipiélago, ha hecho que Santa Cruz se haya convertido en el lugar de acogida para entre 80 y 100 personas que han salido a la calle sin contar con ningún tipo de apoyo.

"Salen sin papeles y sin posibilidad de ayuda", sostuvo Bermúdez, quien señaló que al no contar con documentación "la administración tiene problemas para poder asistirles". Sin embargo, aclaró que a través de los medios con los que cuenta el Ayuntamiento, como son el Centro Municipal de Acogida y las Unidades Móviles de Acercamiento, así como a través de las diferentes ONG que trabajan en la capital, "se ha intentado ayudar a estas personas de la mejor manera que podemos". Aunque el alcalde reconoció que se han visto desbordados porque "en tres meses se duplica el número de personas sin techo en Santa Cruz".

Repatriación

Tras conocer la situación, el regidor solicitó a la Delegación del Gobierno en Canarias una reunión para tratar de resolver este problema. Un encuentro que tuvo lugar este martes y del que Bermúdez afirmó haber salido "con incertidumbres". Aunque aseguró que le habían comunicado que se ha recuperado la interlocución con Marruecos y el nivel de repatriación en estos momentos es el adecuado, manifestó que esto no soluciona la situación del alrededor de un centenar de personas que están en las calles de Santa Cruz y tampoco garantiza que no vuelva a producirse algo similar en el futuro.

Bermúdez recalcó que en esta reunión demandó al Gobierno de España "una respuesta humanitaria excepcional para estas personas", ya que las que actualmente han salido del CIE "tienen que tener un sitio donde quedarse". Por lo que insistió en que el Ejecutivo debe "duplicar o triplicar las plazas para dar una respuesta a estas personas", ya que los Servicios Sociales de Santa Cruz no tienen "capacidad de respuesta para dar asistencia de la noche a la mañana a casi el doble de personas sin techo en la ciudad".

Sin embargo, quiso dejar claro que el de Santa Cruz es el Ayuntamiento de Canarias que más invierte en este área y recalcó que "somos el único que tiene un Centro Municipal de Acogida, en el que el 60% de las personas que acoge no son del municipio". Por eso, señaló que el Consistorio está poniendo "todos los medios que tiene a su alcance y más para ayudarles, pero no podemos solos". De esta manera, también pidió colaboración al Cabildo de Tenerife y al Gobierno de Canarias para hacer frente a esta situación.

El CIE de Santa Cruz es el único que se encuentra actualmente en funcionamiento debido a las obras que se están realizando en el CIE de Barranco Seco, en Gran Canaria, y que se alargarán al menos cuatro meses más, y después del cierre de la instalación que existía en Fuerteventura. "Necesitamos que el Gobierno de España se implique porque somos el único municipio de Canarias que tiene un CIE abierto", demandó Bermúdez y reclamó soluciones que van más allá de las que puede dar un Ayuntamiento.

Conflictos

Por otro lado, el mandatario chicharrero quiso descartar que se haya producido un aumento de la delincuencia como consecuencia de la presencia de estas personas en la calle. "Me niego a hacer coincidir migración con delitos porque no es verdad", sentenció, aunque sí confirmó que se están produciendo "ciertos problemas de convivencia" que han comunicado varias asociaciones de vecinos. "Cuando uno no tiene alternativa ocupa viviendas y se mete donde puede", aclaró. Por eso, demandó apoyó para estas personas, ya que por ejemplo al no contar con documentación ni estar empadronados es difícil ofertarles ninguna alternativa de inserción laboral.

Bermúdez manifestó que la Delegación del Gobierno les ha traslado que van a estudiar la propuesta municipal, mientras que el Ayuntamiento por su parte reunirá a la comisión que se encarga de hacer seguimiento a estos temas para tratar de buscar alternativas para estas personas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook