09 de noviembre de 2018
09.11.2018

Del alférez de complemento al reservista

A lo largo del presente año se conmemora el centenario de la escala de complemento en España

09.11.2018 | 00:47
Del alférez de complemento al reservista

El coronel de Infantería Jesús Castillo Culsán, impartió en la tarde de ayer una conferencia en el Centro de Cultura e Historia Militar de Almeyda una conferencia que llevó por título Centenario de la Escala de Complemento de España.

El ponente, que entró a formar parte de las FAS en 1973 cuando abrazó la carrera de las Armas, ha estado vinculado a lo largo de toda su vida militar en el archipiélago canario. Ocupó la Jefatura de la 5ª Zona de la Instrucción Militar de la Escala de Complemento (IMEC). Es por lo tanto un perfecto conocedor del mundo de la Milicia Universitaria, por la que mostró una gran admiración y respeto.

El coronel Jesús Castillo hizo un amplio recorrido por las diferentes etapas históricas que ha tenido la Milicia Universitaria en España, que van desde su creación mediante la Ley de Bases de Alfonso XIII de 1918, pasando por la Guerra Civil y finalizando con las Milicias Universitarias en el periodo de 1940 hasta el año 2001.

En plena Guerra Civil el general Orgaz se encarga de la organización del militar de complemento, unidades con las que también contó el Ejército Popular de la República, pero de inferior preparación.

En teoría, una vez acabada la Guerra Civil desaparecería la figura del militar de complemento, pero la entrada del maquis por la frontera de Francia, durante la postguerra obligó a que este personal militar continuase prestando servicio. Numerosas fueron las bajas tanto durante la Guerra Civil como en los combates contra los guerrilleros del maquis. El 14 de marzo de 1942 se crea la Instrucción Premilitar Superior (IPS), del Ejército de Tierra, así como la Milicia Aérea Universitaria (MAU) y la Reserva Naval.

Durante la campaña de Ifni-Sahara la milicia universitaria vuelve a perder a alguno de sus integrantes, como el alférez Rojas Navarrete que llegó a alcanzar la Medalla Militar Individual.

En 1972 se crea la IMEC que perdurará hasta diciembre de 1991, cuando la XX promoción cierre esta categoría militar.

El coronel Castillo no quiso pasar por alto varias de la virtudes que adornaron a los militares de complemento, figura que ahora han heredado los militares reservistas.

Señaló que el militar de complemento cumplía la misión asignada con voluntariedad, actitud y aptitud. Además, mostró su generosidad en el Programa Profesional Obrera en el Ejército, que permitió a muchos analfabetos, saber leer y escribir y obtener un título de Formación Profesional que le sirviese en la vida civil. Además, fue un excelente nexo de unión entre el soldado y los mandos profesionales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook