08 de julio de 2018
08.07.2018
Mercado de Sabores

Talentos en ebullición

La feria gastronómica congrega a los cuatro jóvenes cocineros de Canarias Diana Marcelino, Josué Mendoza, Jonay Perdomo y Sibia García

07.07.2018 | 23:07
Mercado de Sabores en el Museo de la Naturaleza y el Hombre
Un encuentro para degustar.
Sibia García
"Decidí dedicarme a lo que me hace feliz"
37 años: Sibia García se dedica profesionalmente a la cocina desde hace tres años. Esta grancanaria dejó su trabajo de jefa de Administración porque se dio cuenta de que, cuando quería liberar el estrés que le ocasionaba, se refugiaba en los fogones. Ahora vive de su hobby pese a ser una labor intensa porque le "apasiona". "Decidí dedicarme a lo que me hacía feliz y, aunque es más cansado y sacrificado, te haces yonqui de tu trabajo". Entre sus productos indispensables para sus platos, nombra el cilantro, los picantes y la sal.

 

 
Diana Marcelino
"Siento que no voy a trabajar, sino a pasarlo bien"
34 años: Diana Marcelino lleva 17 años en la cocina y uno de los motivos que la llevaron a meterse en este mundo fue que le gustaba preparar platos. No era una de sus grandes pasiones, pero es un "alma muy libre" que le gusta viajar y al final "todo eso" le fue "enganchando" y encontró a grandes profesionales, como Juan Carlos Clemente y Javier Mora. Esta tinerfeña también habla de que para ella la gastronomía se convirtió "en una droga que te va enganchando", y eso es lo "bonito". "Sentimos que no vamos a trabajar, sino a pasarlo bien", afirma.

 

 
Jonay Perdomo
"Quiero subir poco a poco porque no me veo fuera de aquí"
28 años: Jonay Perdomo empezó lavando platos en el restaurante de su padre con 20 años por "rebote". Al principio no le gustaba pero, poco a poco, cuando se quiso dar cuenta, "ya me había apuntado a un curso" para aprender a cocinar. Empezó haciendo en el establecimiento platos no muy elaborados, hasta que hoy en día ya es el segundo de cocina y se muestra "muy satisfecho". Especifica que el objetivo es subir "poco a poco" porque fuera de este mundo no se ve. El pescado es uno de sus productos estrellas.

 

 
Josué Mendoza
"El amor es indispensable en la cocina"
28 años: Josué Mendoza se metió en la cocina de la forma "más tonta del mundo". Estudiaba Filosofía y, como no le gustó, lo dejó. Mientras decidía qué hacer, se pasaba los días preparando platos en casa, lo que le llevó a hacer un curso de cocina. Indica que trabaja "por pasión" y asegura que si le ofrecieran un trabajo en una oficina de cuatro horas no lo cogería. El producto que ve indispensable para sus platos es el "amor". "El amor por lo que haces se nota muchísimo y los estados de ánimo son fundamentales en la cocina", agrega.

 

 

El Mercado de Sabores se convirtió ayer en un caldero de talentos en ebullición. En su segunda jornada, esta feria gastronómica dejó paso a cuatro de los mejores exponentes de este nuevo arte para que explicaran a los asistentes qué es lo que hacen y cuál creen que será el camino de la cocina canaria en los próximos años. Los jóvenes invitados fueron Josué Mendoza (Mejor Nuevo Talento Gastronómico de este año de los Premios Mahou- la opinión de tenerife- La Provincia de Gastronomía), Sibia García (una de las propietarias del restaurante La Mesa Noche), Jonay Perdomo (del establecimiento El Risco, en Lanzarote) y Diana Marcelino (que fue Premio a Mejor Cocinero Canario por el Mundo en la segunda edición de estos mismos galardones).

El Museo de la Naturaleza y el Hombre fue una vez más el escenario escogido para este día. Decenas de visitantes fueron llegando poco a poco para escuchar a estas nuevas promesas y degustar las elaboraciones que los 11 locales participantes en esta muestra han preparado a partir de productos 100% locales. Mientras disfrutaban de una cerveza para refrescarse de las altas temperaturas y a la vez probaban los sabores de siempre en mezclas explosivas, estos cuatro jóvenes talentos ofrecieron su visión sobre el mundo culinario, cada vez más de moda.

La pasión de todos ellos por la cocina llega hasta tal punto que se han convertido en "esclavos" de su propio hobby, no solo por tratarse de una profesión con horarios duros, sino también porque el tiempo libre lo utilizan para formarse. Así definió Josué Mendoza su día a día, en el que los alimentos de su infancia están presentes en su despensa para hacer platos "diferentes". Afirmó que en el restaurante tinerfeño La Cordera de Josué Mendoza, donde trabaja, el producto canario "diferenciado" juega un papel fundamental y aseguró que uno de los secretos más importantes es "disfrutar" de lo que se hace. "Me gusta y no me veo haciendo otra cosa", aseguró.

Sus otros tres compañeros se ven igual en el futuro, entre los fogones. Diana Marcelino ha hecho de la gastronomía "su forma de vida" hasta llegar a estar en cierta forma "loca u obsesionada" por reciclarse. Incluso usa sus viajes para aprender, pues una parada "obligatoria" son los mercados de cada zona, y luego extrapola algunas de estas ideas hasta su cocina. En el Restaurante Hotel Rural Finca Salamanca, apuesta por los alimentos 100% canarios, pero también añade a los platos tradicionales "toques de vanguardia" y siente gran interés "por el arte callejero". Las elaboraciones para "comer con las manos" llaman su atención y sus propias "pinceladas" en cada receta dan lugar a una carta "divertida".

Es consciente de que este oficio es "una forma de vida" y criticó que el esfuerzo que implica esta profesión, en ocasiones, se ve empañado por el "intrusismo" que ha detectado a través de shows mediáticos, en los que hay "gente que nunca se ha metido en una cocina".

Jonay Perdomo empezó lavando platos en el establecimiento de su padre, El Risco, y ahora ya prepara sus propias recetas centradas en productos del mar. En este restaurante de Lanzarote, el 85% de lo que se sirve es marisco o pescado con un toque moderno y en este lugar la carta cambia a menudo. Ahí empezó su trayectoria como cocinero y su tiempo libre lo utiliza para aprender de otros. Su meta: "Tener la lista de amigos cada vez más llena y seguir trabajando con el equipo que tengo. Empezamos sin saber nada y quiero que sigamos juntos haciendo lo que nos gusta", sentenció.

Sibia García dirige el establecimiento tinerfeño La Mesa Noche y en él también ofrece recetas tradicionales pero algunas con toques asiáticos o latinoamericanos. Al igual que sus compañeros, utiliza sus vacaciones para aprender en otros restaurantes y en el futuro espera estar "feliz y haciendo lo que me gusta".

Los cuatros, al fin y al cabo, aportan a los platos sus toques personales, pero todos ellos utilizan el mismo ingrediente: la pasión. Un entusiasmo y cariño con el que logran dejar un buen sabor de boca entre sus comensales. El Mercado de Sabores fue ayer una muestra de ello, ya que las decenas de asistentes que acudieron al Museo de la Naturaleza y el Hombre degustaron tapas tan elaboradas como las que ofrecieron Josué Mendoza y Jonay Perdomo -un delicioso peto ahumado con sorbete de papaya y ensalada de sus semillas, en el caso del primero; y un sabroso medregal curado con sal de Janubio, cremoso de lentejas y batata asada con aceite de jengibre, en el segundo-.

Virginia Pérez e Ignacio Faura no quisieron perderse esta cita porque destacaron que permite "probar cosas nuevas" en un mismo sitio. "Deberían hacer más iniciativas de este tipo porque acercan la gastronomía y el precio, para la muy buena calidad que hay, está bien", resaltaron.

Ramón Hernández vino desde La Orotava exclusivamente para disfrutar de esta jornada, durante la que también hubo maridajes de cervezas Mahou San Miguel con quesos canarios denominaciones de origen y una cata temática de cervezas internacionales. "Las tapas están muy ricas y el nivel es tremendo; hay muy buena materia prima y buena presentación", valoró él de forma positiva.

El Mercado de Sabores se cierra hoy en el Museo, en Santa Cruz, con un taller para aprender a tirar la caña perfecta (de 12:00 a 16:00 horas) y una demostración de Nub de la mano de Fernanda Fuentes (ganadora de una estrella Michelin).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook