14 de junio de 2018
14.06.2018

La ciudad asume la titularidad de los pisos de la sociedad La Candelaria

Esta es una antigua reivindicación de los vecinos que podrán comprar sus viviendas

13.06.2018 | 21:58

Los ayuntamientos de Santa Cruz y La Laguna tendrán a partir de ahora la titularidad de los pisos construidos por la sociedad benéfica La Candelaria, que agrupa 1.116 viviendas sociales y locales de Somosierra, San Pino, Santa Clara, Cuesta Piedra y Taco. Esta es una antigua reivindicación de los vecinos de estos inmuebles, ya que les permitirá por fin convertirse en propietarios de las viviendas donde han residido durante años.

La sociedad benéfica de construcción La Candelaria se constituyó hace 62 años, el 25 de septiembre de 1956, con el objeto de edificar sin ánimo de lucro viviendas de protección oficial.

Con esa finalidad, la sociedad, auspiciada por entidades como el Obispado de Tenerife o el Gobierno Civil y gracias a subvenciones y donativos, promovió la adquisición de solares donde edificó viviendas con fines sociales.

El régimen de propiedad establecido impedía el traspaso o la venta a terceros, que correspondía al adjudicatario original y a la primera generación de sus descendientes; si bien también se habilitaba el usufructo de las viviendas en régimen de alquiler.

El grueso de este parque de viviendas corresponde al municipio de Santa Cruz mientras que cerca de unas 30 unidades están situadas en la zona de Taco, en el municipio de La Laguna.

El valor de los inmuebles radicados en Santa Cruz asciende a 678.767 euros, lo que representa el 85,5% del total; mientras que el valor de los inmuebles que corresponden a La Laguna se sitúa en 114.376 euros, el 14,4% restante.

Con la liquidación de la sociedad concluye un procedimiento que se inició en 2003 y que normalizará la titularidad de las viviendas y del suelo sobre el que se asientan. La intención del Ayuntamiento es incorporar todas estas viviendas al parque municipal, para que después sus actuales inquilinos o usuarios puedan adquirirlos en propiedad ofreciéndoles facilidades de pago.

Una vez consumada la liquidación y disolución de la sociedad, este acuerdo debe ser aprobado por la Junta de Gobierno de ambos ayuntamientos y proceder a continuación a formalizarlo en el registro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook