03 de mayo de 2018
03.05.2018

Arrancan los trabajos previos al derribo del viejo edificio amarillo de Miraflores, en Santa Cruz

El Grupo Daltre compra el solar a los herederos del dueño del inmueble, construido hace unos 80 años y abandonado desde hace 20, para construir nuevas viviendas

03.05.2018 | 18:13
Comienzan los trabajos previos a la demolición del viejo edificio amarillo de Miraflores, en Santa Cruz de Tenerife.

En unos meses, el viejo y gran edificio amarillo de la calle Miraflores, en Santa Cruz, construido hace unos 80 años y que se encuentra en un estado total de abandono desde hace 20, "desaparecerá" de la ciudad. Así lo ha confirmado a La Opinión de Tenerife el concejal de Urbanismo, Carlos Tarife, del PP. El Grupo Daltre, empresa que ha comprado el terreno a los herederos de Antonio Lugo González, el que fuese dueño de este inmueble, ya ha iniciado, tras obtener los correspondientes permisos de la Gerencia de Urbanismo, los trabajos previos a la demolición del conocido como mamotreto del centro de la ciudad.

En concreto, y según explica Carlos Tarife, dicha entidad ya ha obtenido la autorización municipal para, en primer lugar, reforzar el vallado que rodea al inmueble, el cual se encuentra en muy mal estado y supone un peligro, y llevar a cabo las labores de preparación para el derribo. "El siguiente paso será la solicitud, por parte de la empresa, de la licencia para la demolición y para la construcción de nuevos edificios de viviendas en la zona. Calculamos que el derribo se ejecute en unos meses", apunta el edil de Urbanismo.

Tarife señala que la demolición de este viejo inmueble de Miraflores "es una muy buena noticia para Santa Cruz de Tenerife, pues presenta un estado de deterioro que puede suponer un riesgo para personas y bienes y, además, está afeando la ciudad y ofreciendo una mala imagen a los turistas". En este sentido, el concejal anuncia que se archivará el expediente de disciplina urbanística que en su momento la Gerencia incoó contra los anteriores dueños del edificio, por la situación de abandono en la que se encontraba. "Ya no tiene sentido continuar con dicho expediente, pues el número 9 de Miraflores ya tiene un nuevo propietario que se encargará de darle una solución", manifiesta Carlos Tarife.

Este inmueble, situado en la calle Miraflores con Francisco de Paula, zona en la que aún se ejerce la prostitución, tiene una antigüedad de unos 80 años y ocupa la totalidad de una manzana. Con una superficie en planta de 1.018 metros cuadrados, alcanza tres plantas de altura hacia la calle Prolongación Ramón y Cajal y dos hacia Miraflores. La superficie construida del edificio es de 2.423 metros cuadrados.

Durante años, el inmueble fue habitado por inquilinos y contó con numerosos negocios. De uno de ellos aún permanece el cartel: Vídeo Sexy Shop Conquistador. Pero todos fueron cerrando sus puertas, a excepción de uno, La Granadina, el bar más antiguo de Santa Cruz, que no abandonó el local hasta el pasado 16 de abril, tras llegar por fin a un acuerdo con los nuevos propietarios del edificio.

Por otra parte, el concejal de Urbanismo aclara que el número 9 de Miraflores no se encuentra en el listado de los 550 inmuebles de la capital que el Cabildo de Tenerife quiere proteger a pesar de no estar incluidos en el catálogo municipal, por lo que para autorizar la demolición no será necesario encargar un informe sobre sus valores patrimoniales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook